Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

3

“Siempre fuiste un mal jugador”.

Nada más cierto. El ajedrez no me atraía, por lo que nunca me preocupé de corregir mis fallos, ni siquiera los más flagrantes. A los cinco minutos estaba pensando en otra cosa.

“Contigo no vale la pena medirse”. Y se puso a enumerar mis torpezas, concluyendo que yo era irreflexivo, que carecía de la noción de estrategia, que por las razones antedichas mis movimientos eran contradictorios. Resumiendo, jugar conmigo era como hacerlo con un niño de siete años.

Le pedí que siguiésemos. A pesar de la filípica la partida no había acabado.

El ajedrez absorbía su atención. La mía se dispersaba. Invertía mi tiempo en examinar furtivamente la habitación.

Al no percibir síntomas en su rostro ni en su comportamiento, estudié el entorno en un intento de comprender su drástico repliegue.

Cuando me dio jaque mate, yo estaba descifrando el título de varios libros apilados en la mesita de noche. Eran novelas y un tratado de antropología. En el suelo había revistas. En las paredes reproducciones de famosos paisajistas. El armario estaba cerrado. Allí dentro, aparte de su ropa, guardaría su colección de minerales. En la mesa, junto al tablero, estaban su pipa y el cenicero.

La habitación estaba en orden. Ninguna incongruencia rompía la correcta disposición de muebles y objetos.

4

Han transcurrido tres meses desde la visita. Las noticias me llegan a través de mi madre. Mi primo no sale de su habitación. La familia está alarmada.

Sin duda es un asunto chocante. Mi madre ha vuelto a la carga. Trata de convencerme de que vaya a ver otra vez al enclaustrado. Hasta el momento he resistido.

El recuerdo de la primera visita neutraliza los argumentos maternos. La imagen que guardo no es la de una persona con problemas nerviosos sino la de alguien equilibrado.

Su tranquilidad no me pareció postiza. En cuanto a su destreza mental, quedó de manifiesto en la partida de ajedrez que jugamos.

Sostienen algunos parientes que el mal está agazapado en su personalidad, emboscado en las circunvalaciones de su cerebro. La actitud de mi primo es, según ellos, la prueba irrefutable de que hay un fallo.

Poniendo cara de circunstancias, mi madre afirma que comprende la desesperación de su hermana y su cuñado. Si mi primo diera alguna explicación…

Con esta cuestión se pone algo pesada. Una y otra vez repite: “Si al menos hablara…”. Y me pide de nuevo que le cuente cómo transcurrió la visita.

“¿Ves? Contigo habla” concluye. “¿A eso llamas hablar?” replico.

No iré. A pesar de que no creo que mi primo esté enfermo, me aterra la idea de contagiarme.

 

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »

Dejo el enlace de la entrevista que Roberto Álvarez Galloso ha tenido la gentileza de hacerme y publicar en su blog.

Le doy las gracias y animo a los lectores a visitar su Noticiero donde encontrarán información variada y buena música.

Una Tarde Con Antonio Pavón Leal y “El Bosque Silencioso”

Read Full Post »

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Read Full Post »

Olivos

Estos árboles transmiten paz y fuerza. Los malos humores, las turbiedades, las emisiones tóxicas se disipan cuando uno pasea por un olivar poblado de longevos moradores. Olivos tutelares, terapéuticos. Elegidos por la paloma para marcar el término del diluvio universal.
Los olivos son cruces de variadas formas y tamaños. Su aceite alimenta e ilumina. Árboles sagrados que restituyen la serenidad y el equilibrio. Viejos y robustos compañeros de troncos retorcidos, rajados, abiertos como dos alas desplegadas, como los tableros de un díptico, como un libro. Mostrando sus profundas grietas, sus nudosidades, sus huecos, sus estrías, sus irregularidades, sus vicisitudes, la historia de su vida. Rezumando a veces una fragante resina.
El corazón del olivo es cálido. Su ancha copa, su ramaje disperso están envueltos en una nube clara y protectora de un verde gris plateado que cambia de tonalidad con la brisa, más verde, más ceniza, más plata.
Sabios amigos que acogen benévolamente a sus huéspedes, y les ofrecen la lección de sus troncos retorcidos, rajados, abiertos como dos alas…

Fuentes

Manantiales que brotan de la tierra. Corrientes subterráneas de agua que en un lugar determinado afloran. Como la famosa fuente Castalia, frecuentada por las Musas cuya madre es la Memoria. Pero aunque se trate de la más discreta y callada, su encanto no es menor.
Desde siempre el ser humano ha sacralizado a estas benefactoras. Al igual que los olivos, las fuentes curan también. Son sanadoras y fecundadoras.
En los tórridos días de verano su agua fresca es un don impagable. En invierno, recubiertas por una capa de hielo, se asemejan a un gigantesco diamante bajo el que siguen fluyendo rumorosas. En cualquier época de año son un regalo para la vista y para el oído.
El servicio fundamental que prestan es apagar la sed, necesidad primaria más urgente que el hambre. Poéticamente un servicio destacado es propiciar la inspiración. Las fuentes son una reminiscencia paradisíaca y un adelanto de la gloria futura.
Un manantial seco o cegado es un retroceso, un empobrecimiento. Una fuente viva es uno de los símbolos más adecuados del alma

 

Al lado de la fuente: http://gerenadiario.blogspot.com.es/2009/05/dime-un-poema-al-lado-de-la-fuente.html

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported

Read Full Post »

Doy las gracias a Jacobo Lozano, autor de un interesante blog literario, en el que a la creación poética corresponde un lugar privilegiado (http://literaturageneralycomparada.wordpress.com/), por otorgarme el premio Liebster Award.
A continuación paso a responder a las once preguntas de su cuestionario.

1. Creo que, como decía Don Quijote, la voluntad de ser nos convierte en lo que somos en esencia. Es decir, somos quienes queremos ser a condición de no negarnos a serlo. ¿Qué opinas sobre esto?

Don Quijote, además de caballero andante, era filósofo. Y en esta ocasión, como en tantas otras, tiene toda la razón.

2. Independientemente de si creemos en Dios, nuestra cultura tiene una influencia de catorce siglos de religión cristiana y otros tantos de religión musulmana. Ahora es un momento de auge para las religiones orientales como el budismo o el taoísmo. ¿Alguna vez has leído algún libro religioso con el que te sintieras un poco identificado? No hace falta que creas en nada. Yo por ejemplo creo en la poesía.

El hecho religioso es importante. Negarlo o menospreciarlo es una simpleza, un error. He leído libros religiosos entre los que destaco el Evangelio según San Mateo, el Evangelio según San Juan, la Bhagavad-Gita, el Tao Te King, los poemas de Rumi y la mística española.

3. ¿Qué idioma te parece más hermoso?

El español, que es el idioma que hablo, en el que leo y escribo (todo esto lo puedo hacer en otro), y en el que pienso y siento.

4. ¿Algún libro que haya cambiado tu vida?

La vida y la formación literaria se hacen con muchas aportaciones. No puedo mencionar un libro que haya constituido ese decisivo punto de inflexión. Tendría que hacer una lista de libros que fueron un descubrimiento, que me ampliaron el horizonte o que fueron un estímulo en su día.

5. Todos hemos tenido un profesor que nos ha fascinado ¿Podrías contarnos un poco la historia?

Recuerdo algunos buenos profesores, pero ninguno que haya alcanzado esa cota. Por otro lado, las fascinaciones me ponen en guardia.

6. La vida es estudio. ¿Qué estudias o qué te gustaría estudiar? Esto es un blog de poesía y conozco un hombre que está haciendo su tesis doctoral sobre la frase “ninfas de Judea”, puede ser algo tan pequeño y a la vez tan grande como eso.

Quizá no fuera mala idea hacer una tesis doctoral sobre este verso de R.M. Rilke: “Lo bello no es nada más que el comienzo de lo terrible”. Para ello tendría que ponerme a estudiar alemán, lengua que desconozco.

7. El siete es un número bíblico relacionado muchas veces con el apocalipsis. Hace poco mi maestro nos incluyó a algunos compañeros y a mí en una especie de “generación” que bautizó como “Generación del fin del mundo”, lo hizo después de invitarnos a tomar unas cañas a la salida del teatro. Vimos “Noche de reyes”. ¿Cuál es tu obra de teatro favorita?

Las tragedias de Sófocles.

8. Todos, en el instituto, hemos estudiado un poco de filosofía. ¿Qué autor se identifica más con tu filosofía de vida?

Seguimos en la Grecia antigua. Ese autor es Platón.

9. ¿Recuerdas cuál fue el primer libro que leíste y que te encantó?

No lo recuerdo, pero voy a citar el Quijote en honor a mi abuela materna que me leía pasajes cuando yo era todavía analfabeto.

10. La mitología griega y latina ha influenciado las grandes leyendas de occidente. Por otro lado, el hinduismo fue una de las grandes influencias en el Romanticismo. ¿Cuál es la leyenda que más te gusta? ¿Y cuál es la mitología que más te fascina?

Como últimamente he releído a Bécquer, voy a citar sus “Leyendas”, cualquiera de ellas: “Maese Pérez el organista”, “El rayo de luna”, “El monte de las ánimas”…
Mi imaginario está poblado por los mitos griegos. Los romanos son una copia. La mitología oriental es, en muchos sentidos, complementaria de la occidental. El origen es el mismo: un intento de explicar el mundo. Las diferencias son de matiz, de colorido, de fijar la mirada en tal o cual aspecto de la realidad. Me atraen las construcciones míticas y estéticas del Japón.

11. Once, me ahorro la de los doce pares de Francia. ¿Algún mantra?

“Ora et labora”.

Read Full Post »

[La vida se sostiene]

La vida se sostiene
grácilmente en sus patas.
La vida es una pieza
de fina porcelana.
Por el aire encantado
va volando una garza;
sus plumas se reflejan
en las tranquilas aguas.
Un túmulo de lirios
de punzante nostalgia,
ayudado del viento,
expande su fragancia.
La luz del mediodía,
retumbante campana,
reverbera en la umbría,
en sotos, en cañadas.
La vida es eso y más.
Es calima, es escarcha,
un fugaz centelleo,
un haz de resonancias.

.

.

.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Read Full Post »

Ulises

1
En la borda del barco,
entornando los párpados,
escuchas los graznidos
de las aves marinas.

Ojeroso, cansado,
un poco arrepentido,
pones punto final
—al menos eso piensas
en ese mismo instante—
a tus vagabundeos.

Tu sueño tiene ahora
otro nombre distinto.
Un sueño que te arrastra,
que puede más que tú,
afirmas seriamente,
bribón de siete suelas.

Y ese sueño se llama
el retorno al hogar.

2
No tengas prisa, Ulises,
en llegar a tu casa.
Como siempre te ocurre,
pasados unos días,
unos meses quizás,
acabarás hartándote.

La esposa idealizada,
los gritos de los niños,
el huerto, los rebaños
y demás zarandajas
serán los arrecifes
en que te irás a pique.

3
Atiéndeme y escucha.
Más que un aventurero
eres un soñador.
No caigas en la trampa
que tú mismo te tiendes.
Estáte, pues, tranquilo,
disfrutando del viaje,
dejando que la brisa
revuelva tus cabellos.

No tengas por volver,
no tengas por llegar
prisa alguna, querido.
Lo tuyo es navegar.
Acepta tu destino.

.

.

.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Read Full Post »