Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘deporte’


15.-Dado que en mayor o menor medida se ha practicado siempre, huelga hablar de novedad. Por el contrario, aunque ahora viva una época de auge, sería más exacto afirmar que nunca ha decaído.
Con variables dosis de maldad, este deporte consiste en poner a parir a una indiscutible figura literaria. Los grandes escritores son presas codiciadas. Es una tentación irresistible, al amparo de sus vicios y debilidades, ajustarles las cuentas y, tras el repaso, darles una cariñosa colleja, un merecido soplamocos o una buena patada en salva sea la parte. Para este fin se puede aprovechar una tertulia televisiva, un artículo periodístico, cualquier lugar con resonancias públicas y, por supuesto, las conversaciones privadas.
El atrabiliario Cela, el misógino Pla o J.R. Jiménez, que debió ser un neurótico de cuidado, por no citar a Borges (quién no sabe de qué pie cojeaba), son puestos a caldo, se les coloca un par de banderillas, se les enmienda la plana, se les llama al orden. Los tiempos dan para esto y para más.
Ninguno de ellos era un dechado de virtudes. Es una obviedad recordar que no eran santos sino escritores. Y una perogrullada aludir a su naturaleza humana.
Como desde el punto de vista literario son difíciles de cuestionar (atacarles en este terreno es como escupir al cielo), trae más cuenta señalar con el dedo sus desconchones y fealdades, de los que nadie, ciertamente, está exento.
Para ese camino mezquino no se necesita alforja. Cada uno de ellos, en su estilo, sería insoportable, con rarezas y defectos más o menos acusados. Lo mismo que sus detractores o admiradores. Lo mismo que todo quisque.
¿Si alguien se tomara la molestia de analizar la vida de cualquier hombre o mujer de la calle, no encontraría la misma mezcla de aceite y vinagre, los mismos claroscuros, los mismos ingredientes, en suma, que intervienen en todos los aliños humanos?
Es un deporte practicado desde antiguo pero, en determinados círculos, escudados en las ideologías dominantes, no se pierde ocasión de airear ruindades y darse el gusto de descalificar a empingorotados personajes.
Insufribles, maniáticos, caprichosos, chinchorreros, déspotas…, nuestros parientes cercanos podrían hablar largo y tendido al respecto.

 

 
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported

Read Full Post »