Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Poemas’ Category

28
Rostros ansiosos
Gestos convulsos
Combate

29
Tu imagen que se agranda
con patético arrojo,
sobrepasando límites,
no es más que un trampantojo.

30
Migajas
Mentiras
Sobre el tapete
Las cartas boca arriba

 

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »

26
Loto de mil pétalos
Espejo transparente
Cima de la montaña
Jerusalén celeste

Llama eterna
Nirvana
Tierra pura
La otra orilla alcanzada

27
Pasos resuenan
Noche, silencio
Calle desierta
Es sólo un eco

 

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »

Pequeños poemas (IX)

24
Igual que todo el mundo
Por qué no podré ser
Y plantar en la tierra
Bien firmes mis dos pies

25
No te complazcas
En tus miserias
Ni adores ídolos
De cartón piedra.

Agarra y quiebra
El incensario
Con que sahúmas
Penas y agravios.

 

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »

Octubre

Una ráfaga de aire
arrastra los papeles
por mitad de la calle.

La luz reflejos tiene
azules y plateados,
al igual que los peces.

Es tan sólo un amago
que casi nadie advierte
en este día claro.

Quizás algún reumático
que va penosamente
una calle cruzando,

es del cambio consciente
y sabe acongojado
que es un hecho inminente.

 

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »

Las palabras resuenan en los oídos,
los colores desfilan ante los ojos
como prados moteados de flores,
como la lección aprendida de memoria
y recitada sin tomar aliento.

El mundo se ha descompuesto.
Gracias a la ciencia ya no sabemos nada.
Al parecer estamos tocando fondo.
Hemos crecido tanto
y nos hemos vuelto tan sabios
que los charcos en que chapoteábamos
pertenecen a un pasado remoto.

Las estrellas nos hablan
de la inmortalidad y de la armonía.
Vanas palabras inventadas
para enloquecer a los hombres.
A los hombres que creen en las sirenas,
como otros en la exactitud de las matemáticas.

Hay voces que anuncian
catástrofes o descubrimientos,
que nos han convertido
en seres soberbios
o apesadumbrados.

Cuando probamos la raíz amarga de la vida
y queremos huir hacia los confines de la Tierra,
nuestro olfato proclama que vivimos,
nuestro oído corea la misma cantinela,
nuestros ojos gritan hasta desgañitarse
y nuestras manos recorren morosas las formas de este mundo.

 

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »

Estaba de visita
en una casa extraña,
hablando por hablar,
escuchando, sonriendo,
una taza bebiendo
ya fría de café.
De pronto me levanto
mientras busco una excusa.
Callejeo sin rumbo.
No sé por qué me he ido.
Anuncios luminosos,
semáforos y coches,
bares de donde sale
un murmullo incesante.
Me detengo un momento
ante un escaparate.
Recorro con la vista
los objetos expuestos.
Parada del dieciocho.
En mitad de la plaza
San Fernando a caballo.
Un chirrido de frenos,
de puertas automáticas.
Permanezco de pie,
agarrado a la barra.
Finalmente me siento
y la causa comprendo
de mi desasosiego.
Me siento, te contemplo.

 

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »

Como la estopa cuando prende y arde:
surge una fulgurante llamarada,
una fogata escandalosa y súbita
que dura el breve tiempo de un suspiro.
Luego no queda nada. No te engañes.
Es de lo efímero la exaltación.

Como los torrentes atronadores:
una tormenta estival los desata
y bajan rugiendo desde las cumbres,
pero cuanto más corren antes llegan.
Luego viene el silencio. No te engañes.
Es de lo efímero la conclusión.

Como los invisibles aerolitos:
de incógnito recorren los espacios
y al entrar en contacto con la atmósfera
resplandecen un segundo, no más.
Luego se desintegran. No te engañes.
Es de lo efímero la afirmación.

 

 

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »

Older Posts »