Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Anotaciones’ Category

147.-“Crimen y castigo” versus “Match Point”. ¿Qué tiene que ver la novela de Dostoievski con la película de Allen en la que todo depende de qué lado de la red caiga la pelota?

La admiración que suscitó esta cinta es uno de los grandes misterios de la posmodernidad. Ya hay que tener ganas de coger el rábano por las hojas para establecer una relación o paralelismo entre ambas creaciones. Aparte del asesinato de dos mujeres (una de ellas porque pasaba por allí en ese momento), cualquier semejanza es un acto de forzamiento.

El drama ruso, en el que su protagonista no descansa hasta dar con sus huesos en Siberia, se parece al británico (la película fue rodada y producida en el Reino Unido) como un huevo a una castaña.

Raskolnikov, al que uno se imagina con la barbita bicorne del estudiante que ilustra la portada de la novela en Alianza Editorial, no es ni siquiera el primo lejano de Chris Wilton, el profesor de tenis con una nebulosa o ausente conciencia del mal.

148.-Los personajes masculinos de la literatura rusa pasan una buena parte de su vida tumbados en un sofá.

149.-No hay que arrepentirse de haber leído libros o visto películas que no valen la pena. El tiempo lo perdemos de muchas formas. Pero sí es lamentable ver películas o leer libros ponzoñosos, cuyo objetivo es resecar la vida y derogar la esperanza. En realidad esas producciones no muestran la vaciedad y el sinsentido del mundo sino los de su autor.

150.-Para los gnósticos la materia no es el peldaño más bajo de una escala gigantesca que conduce al empíreo. Para ellos la materia es la sede del mal. Si a este dato sumamos la imperfección del mundo, la conclusión subsiguiente es que sobre esa base no se puede construir nada. Ellos afirman que la materia y el mundo sólo pueden ser obra de un malvado demiurgo.

151.- La conciencia nació cuando los primeros organismos vivos empezaron a distinguir la luz de la oscuridad. Al principio fue sólo una percepción difusa que poco a poco se fue precisando. Un conjunto de células fue sensible a las radiaciones luminosas y empezó a diferenciar el día de la noche. Ahí está el origen del ojo, ese órgano de una prodigiosa complejidad.

La luz que favorecía la vida era buena. La oscuridad que exponía al peligro era mala. Esta distinción básica es el fundamento de la moral.

152.-Cinco niñas cogidas por la cintura, en la playa, mirando embelesadas el mar al atardecer. Ahí es cuando el Universo toma conciencia de sí mismo a través del ser humano. Esa contemplación gozosa es el objetivo y la justificación de la Creación.

 

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »

134.-Muy seriamente, en lugar de “alta marroquinería”, la señora dijo: “alta mariconería”.

A uno le preguntaron si sabía lo que era el caviar. A lo que respondió con aplomo: “Pues claro, huevas de centurión”.

135.- Hay temas con una probada eficacia para tener en vilo a la población. Por ejemplo, la lluvia. Si llueve porque llueve. Si no llueve porque no llueve. Cualquiera de las dos posibilidades es válida para dar la matraca.

136.- Escuchado en la calle: “Yo no soy rencoroso ni vengativo, pero ni perdono ni olvido”.

Quien en tal oxímoron incurre es probable que haga, corregido y aumentado, aquello de lo que acusa a los demás, y que cometa los pecados que fustiga añadiendo otros de su propia cosecha.

137.-Escuchado en la calle: “Eso es un problema de dificultades”.

138.-La infatuación aliada a la iconoclastia es dinamita. La hipocresía aliada a la contumacia es estupidez supina. El resultado es el apocalipsis.

139.-El silencio no es forzosamente signo de inteligencia. Se puede ser callado y tonto. La verborrea no admite dudas. Sólo un necio habla sin parar.

140.-Dijo: “No estoy dispuesto a aguantar mucho”. Alguien replicó: “No deberías vivir tanto en tu mundo” “¿No vive cada cual en el suyo?” “Pero tú corres el riesgo de perder el sentido de la realidad” “Precisamente para no perderlo no estoy dispuesto a aguantar mucho”.

141.-La palabra no es cambio sino conversión. Los cambios son falaces. Las conversiones arduas, tal vez imposibles sin una intervención sobrenatural, pero las únicas que, cuando se producen, suponen una regeneración total.

142.-Ser consciente de los actos. Fijar la atención. En caso de desequilibrio volver cuanto antes al centro.

143.-La palabra clave es “lección”. Para que aprendas.

144.-Vivir es hacer frente al tiempo aun sabiendo que acabaremos siendo derrotados.

145.-No pidas a los demás lo que tú no eres capaz de dar.

146.-“¿Repetirías?” me pregunta Emma. “No, por favor” “Y sin embargo tú eres un profundo admirador de la belleza de la Creación” “Que es inconmensurable. Pero una vez es más que suficiente”.

 

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »

II

“Y aquí entramos en la segunda parte de este tema. Querer que la sociedad se transforme no es un delito. Los ajustes son necesarios y las actualizaciones se imponen.

“Estos términos discretos poco tienen que ver con los maximalismos de un revolucionario, que es alguien dotado de un ego monstruoso con delirios en consonancia, e incapaz de mejorar personalmente, ya sea porque ese asunto se la refanfinfla, ya sea porque ese cambio supera sus fuerzas. Y como ese revolucionario está provisto también de una desmesurada energía que le es necesario quemar, las consecuencias incendiarias las pagamos todos. Que arda Troya, pues sólo sobre sus cenizas se puede elevar la nueva ciudad.

“Para mudar individual o socialmente hace falta un sueño. El revolucionario tiene el suyo, tú el tuyo y yo el mío. Incluso más de uno. Todos soñamos, todos tenemos una idea de cómo deberían ser las cosas, de en qué consiste la felicidad o el bienestar, o de cuál es la mejor manera de divertirse.

“No es preciso señalar que esta es una cuestión personal con la que no deberíamos chinchar a los demás, a los que, llegado el caso, acabaremos obligando a vestirse, comer y comportarse de acuerdo con mis normas. Y si no les gustan, tanto peor para ellos, pues mi sueño es superior.

“No vayas a pensar que hablo solamente desde un punto de vista social. Lo que digo es aplicable perfectamente a nivel casero. Antes hablaba de choque de intereses. También hay choques de sueños que son igual de frecuentes y desastrosos.

“La psique humana genera sueños. La sangre corre por las venas. En el estómago se procesan los alimentos. Los huesos sostienen el cuerpo y los músculos posibilitan el movimiento. Esa es nuestra naturaleza.

“Así que lo malo no es tener sueños sino querer imponérselos a los demás. O sea, querer acicalarlos a tu manera para que luzcan bonitos según tu propio concepto de la elegancia.

“Los sueños ajenos no se acatan ni se desarrollan a no ser que coincidan con los nuestros, lo cual, por supuesto, ocurre. A nivel comunitario esa convergencia constituye una gran fuerza. A nivel doméstico facilita la convivencia.

“Es una gran desgracia que a uno le adjudiquen un puesto en el sueño de otro, donde siempre será un vasallo al servicio de un señor feudal. Donde sufrirá la humillación de ver excluido el suyo en la medida en que no se ajusta al impuesto.

“Reducido al papel de peón, jugará una partida de ajedrez alienante, realizará acciones decididas por otro, dejará de ser una persona, se cosificará.

“Esta es una de las causas, tal vez la principal, de las rebeliones. Si tu sueño y el mío son similares, miel sobre hojuelas. Si difieren, respetémonos. Siempre habrá espacios comunes donde podamos encontrarnos.

“Y así enlazamos con el principio de este diálogo, que no anacoluto, en el que se proponía la ecuanimidad como modo de vida”.

“Sospecho” concluye Emma “que en esos choques de sueños de los que has hablado, al igual que en los de intereses, la cuestión que subyace es la del poder” “Eso pienso yo también. Esa bestia negra no duerme y sus adoradores están siempre dispuestos a rendirle honores”.

 

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »

I

133.-Me pregunta Emma: “¿Qué es lo más difícil de conseguir para un ser humano?” “La ecuanimidad. No dejarse arrastrar por sus demonios que siempre están al acecho, a la espera de que se abra la menor rendija para colarse por ella y hacer de las suyas. Atenerse a la verdad aunque esta no favorezca e incluso cree problemas personales, de los que todos rehuimos. No enzarzarse (verbo sumamente expresivo que me encanta) en discusiones inútiles que sólo generan malestar. No mantener actitudes despectivas o de superioridad respecto a los demás, no pensar que se está por encima de nadie, ser respetuoso. Encarnar el ideal expuesto es la meta más difícil de conseguir”.

Y añado: “Soy consciente de que esa conversión es una tarea que nos desborda. Los logros son parciales y siempre sujetos a retrocesos. El fracaso de ese cambio lo constatamos a diario en nuestras relaciones con el prójimo. Una y otra vez caemos en nuestras trampas, somos presa de la impaciencia o de la cólera, pisoteamos nuestros sanos propósitos por bagatelas que no resisten un somero análisis.

“Esta lucha individual es la más importante de cuantas podemos emprender. Probablemente también la más menospreciada, la que pocas personas se plantean por considerar que la solución está fuera de ellas mismas.

“Por un motivo u otro, casi todos desistimos e, invocando a Rita la Cantaora, el Tato o Sananes el de las tortas, seguimos haciendo nuestra vida de siempre que representa lo malo conocido. De lo bueno por conocer quedan encargados los antedichos.

“Preferimos vivir a salto de mata, procurando tal vez mantener la compostura, conscientes de que la muerte nos sorprenderá tan modorros como vinimos al mundo. De que ningún cambio profundo se va a producir en nosotros. De que esa otra persona auténtica y transparente con la que hemos soñado no es más que una entelequia”.

“Sí” coincide Emma, “nuestros demonios son eficaces. El peor de todos, a mi juicio, el más artero, es el amor propio que deriva fácilmente en soberbia. La honrilla tiene una larga tradición en la literatura española. Es uno de los temas principales en el Siglo de Oro y, con otros disfraces, no deja de aparecer por todos lados.

“Si a ese puntillo que nos pierde sumamos las situaciones de desgaste, el cansancio cotidiano, el choque de intereses, las presiones, hay que reconocer que los demonios lo tienen a huevo. Sería necesario tener nervios de acero para salir victorioso de sus acometidas”.

“Y que conste” puntualizo “que no estamos hablando de santidad sino de ecuanimidad, de una altura de miras que nos permita andar sin estar tropezando continuamente. Pero esto es tan arduo que son numerosos los que optan por intentar reformar la sociedad antes que intentar reformarse ellos mismos.

“Piensan que el mal está fuera donde, por cierto, también está, e incapaces de vencerlo en su interior o totalmente en sus manos, se aplican a meter en vereda a sus semejantes. El razonamiento puede ser más o menos este: Puesto que yo ni puedo ni quiero cambiar, haré lo posible para que los demás se acomoden a mis expectativas.

 

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »

132.-Pregunto a Emma: “¿Cómo puede uno liberarse de las pulsiones y de esas terribles imagos que nos asaltan y alteran nuestro equilibrio, por no decir que nos hacen morder el polvo, que se alzan como monstruos contra los que rebotan las lanzas y se mellan las espadas?.

“Hacen acto de presencia o, más exactamente, atacan cuando estás más débil, más cansado, cuando tus defensas son inoperantes. Entonces van y asestan el golpe”.

Para Emma son mecanismos mentales de compensación. Ella me acusa de ser demasiado intelectual. Lo que se produce, según ella, es una rebelión del cuerpo.

Sin negar la validez de su explicación, esta me parece insuficiente. Replico que, aunque no con la misma intensidad, todos estamos expuestos a ese bombardeo. Y todos tenemos que encontrar una solución a esa servidumbre.

“Pienso que ni abandonarse ni resistir, que son las dos actitudes básicas, las que se adoptan solas o combinadas, dependiendo de la idiosincrasia de cada individuo, son una salida a ese laberinto. Seguimos atrapados en él y dilapidando nuestra energía”.

Emma, que es práctica, me recomienda hacer ejercicios respiratorios. Inspirar, expirar. Pausadamente. Hinchando el abdomen y vaciándolo. “El control de la respiración es milagroso. Una inspiración lenta y profunda seguida de una larga expiración”.

No pongo en duda la eficacia de esa técnica, pero la juzgo insuficiente. “Vaya, hoy todo te parece insuficiente. ¿No estarás volviéndote demasiado exigente?”

“No estoy hablando de combatir la ansiedad sino de liberarme de obsesiones y fantasmas, de desencadenarme, podría decir” “No olvides que eres humano” “Lo tengo presente. Estoy planteando una cuestión que todo hombre o mujer consciente de su condición se ha tenido que plantear.

“Freud propuso la sublimación como una forma de canalizar esas pulsiones con frecuencia demenciales e irrealizables. O chocas con ellas como un moscardón en un cristal. O levantas el vuelo y ves la forma de sortear el obstáculo para encontrar el camino de la libertad.

“El maestro vienés, que ha sido uno de los que más ha contribuido a la exacerbación de lo sexual (una de las imputaciones dirigidas contra él es la de pansexualista), apunta que se puede reencauzar la energía libidinal y transmutarla en realizaciones artísticas, deportivas, sociales… Y de esta forma lograr la reconciliación interna, la paz.

“Pero todavía me convence más la solución socrática. Platón, en El Banquete, habla de la sublimación del impulso erótico como un camino hacia la idea de Belleza. Esta transformación de los deseos físicos y emocionales culmina en la contemplación de una realidad superior.

“Ya sé que esas propuestas pueden desencadenar avalanchas de risas. En estos tiempos, hablar de sublimación, que no de negación, de los instintos puede ser considerado un atrevimiento intolerable o una patochada digna de una beata.

“Pero esa espiritualización, esa ascesis, esa búsqueda de la belleza y del bien absolutos, es a mi juicio la única senda que nos conduce fuera de nosotros mismos, de nuestras miserias, de nuestro sufrimiento”.

 

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »

131.-Los síntomas neuróticos son una hidra. Desaparece uno y su lugar lo ocupan dos hasta entonces desconocidos, o que estaban agazapados y ahora aprovechan la ocasión para instaurar su tiranía.

En soledad se puede, con sus correspondientes altibajos, avances y retrocesos, lidiar con ellos. Se les puede tener a raya. Incluso llegar a una entente cordial que posibilite la convivencia y permita la realización de las tareas cotidianas. Lo cual no es un logro desdeñable.

Pero en sociedad la situación cambia como de la noche al día. La sociedad es su terreno de juego, en el que gozan de una ventaja que los convierte en goleadores. Para quien sufre su hostigamiento, la lucha es tan extenuante que el repliegue se impone. Se mire como se mire, no vale la pena ese despilfarro de energía para acabar derrotado o para obtener una victoria pírrica. Una resistencia con un costo tan alto, un desgaste del que uno se repone difícilmente, disuaden de dárselas de héroe.

El precio que se paga por enfrentarse a esos saboteadores es exorbitante. Ellos están siempre frescos y dispuestos al combate mientras que la víctima tiene cada vez menos ganas y menos fuerzas. Lo único que se afianza en ese absurdo combate es la tentación de tirar la toalla.

Las diversas técnicas de relajación son inoperantes, y su aplicación imposible en los momentos críticos. Las circunstancias sociales, que son el desencadenante de los síntomas neuróticos, no permiten una neutralización de lo que han convocado. Sería tan contradictorio como esperar echar una siesta reparadora en una cama de clavos. Al parecer hay faquires que lo consiguen, pero el común de los mortales tiene un poder mucho menor sobre su mente, y de hecho ni siquiera intenta recostarse, limitándose a mirar de reojo ese instrumento de tortura.

Para relajarse hay que estar en casa. Para relajarse, valga la “boutade”, hay que estar tranquilo. Solo o en compañía de una persona de confianza que no tiene por qué ser un experto. Pero si se pretende obtener buenos resultados en un autobús a tope, en un embotellamiento, en una concentración multitudinaria, es probable que los músculos permanezcan tensos, y que el sujeto empiece a sudar tinta hasta que sobrevenga el cortocircuito.

Los síntomas neuróticos son una jauría de perros rabiosos. Uno trata de resguardarse de sus ataques, pero si uno de esos dogos da una tarascada, las defensas caen silenciosa y trágicamente.

Ni defensas ni refugios una vez que han desgarrado la carne. La piedad les es tan ajena como a la pedrisca que se abate sobre los árboles frutales dejándolos irreconocibles. Ni el granizo ni los perros de presa se plantean cuestiones humanitarias.

Si se quiere conservar intacta la integridad, el único recurso eficaz es mantener la distancia, no exponerse a las fieras, de cuyas mordeduras no se está libre en ningún sitio, pero menos en unos que en otros. Es decir, jugar en nuestro terreno y no en el suyo. Esta es, por lo demás, la forma de proceder de cualquier animal para evitar el acoso y derribo.

Este planteamiento impone un régimen existencial que a muchas personas repele. Implica un cierto grado de ascetismo, de austeridad a nivel alimenticio y relacional. Y una disciplina que es una malla protectora pero también aisladora.

Esta receta en un mundo presidido por el abrefácil y el todo-a-un-euro suscitará las burlas.

Quizá, mejor que de austeridad y disciplina, que son palabras impopulares, habría que hablar de moderación. No hay renuncia a nada sino asunción de un estatus que conlleva tomar una serie de medidas. El resultado de este compromiso puede ser tan satisfactorio como en otros modos de vida. Y probablemente más fructífero.

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »

130.-Íbamos dando un paseo por el campo. Era un magnífico día otoñal. Todos nos sentíamos felices. De vez en cuando hacíamos una parada porque mi cuñada, como está entrada en carnes y encima se mueve poco, se cansaba y nos decía: “No andad tan rápido”. Entonces la rodeábamos y charlábamos un poco. Mejor dicho, la escuchábamos.

En uno de esos recesos un amigo preguntó a mi hermano, que es aficionado a la botánica, qué planta era esa. Y mi hermano, tan educado y amable…

Incluso yo reconozco que no tendría que serlo tanto, pero el pobre sufrió una sobreadaptación en su infancia de la que no se ha repuesto.

Resumiendo, se apresuró a identificar la planta. Instantáneamente, como si le hubiese picado una víbora, mi cuñada, que lo único que ha hecho en su vida, aparte de su trabajo en la oficina, ha sido una colcha de patchwork, y que entiende de plantas tanto como yo, frunció los labios y movió la cabeza de izquierda a derecha con tal convicción que todos quedamos pendientes de su veredicto.

“Eso no es hinojo” “Entonces ¿qué es?” “No lo sé, pero hinojo no es”.

Mi hermano, cuyo comportamiento es a menudo causa de que me lleven los demonios, calló.

De momento ahí quedó la cosa. No fui la única que cogió una ramita de la planta con un agradable olor a anís y unas bonitas flores amarillas, y proseguimos nuestra caminata.

Cuando llegamos al pueblo, fuimos a un bar. Allí encontramos a un conocido mío que es profesor de ciencias naturales, y que se acercó a saludarme. Aproveché la ocasión para mostrarle mi ramita y preguntarle: “¿Qué es esto?” “Hinojo” respondió sin vacilar.

Miré a mi cuñada que estaba dando buena cuenta de un montadito de lomo con cabrales, y que se hizo la sueca. Dirigiéndome directamente a ella recalqué: “Eso fue lo que dijo mi hermano”.

Tras limpiarse la boca con una servilleta de papel, repuso: “Pero él no insistió” “Porque no es peleón” “No había nada que defender. Si se niega la evidencia, no por ello deja de serlo” terció mi hermano. “Y es la otra persona la que queda en esa situación” redondeé. Haciendo caso omiso de mis palabras él añadió: “Además, no me gusta discutir”. Réplica que mi cuñada, colérica tras el tironcito de orejas, aprovechó para proclamar: “Pues en esta vida hay que levantar la voz y porfiar si no quieres que te coman vivo”.

 

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »

Older Posts »