Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘amor’

328.- “Nada hay más maravilloso que la enumeración, instrumento privilegiado para componer las más perfectas hipotiposis (=descripción de una persona o cosa)” Umberto Eco.

329.-El mal se cobija en la multitud desde donde ejerce su dominio sobre el individuo.

330.-La crítica social en conjunción con una propuesta utópica abre las puertas del infierno.

331.-La paradoja no falla. La mejor forma de incardinarse en la realidad es la imaginación. El camino más seguro para lograr un objetivo es el opuesto.

332.-El apasionamiento no es tanto una prueba de amor como de soledad interior.

333.-El ser humano tiene conciencia de la brevedad de su vida, de su soledad, de su desvalimiento. Nada tiene de extraño que aspire a evadirse de esa prisión.

334.-Si abolimos el mundo exterior sobreviene la locura. Si hacemos lo propio con el interior, nos cosificamos.

335.- Yo y los demás. El uno y el otro. La identidad y la diferencia. Esa zanja no se salva mediante la fusión orgiástica, que es uno de los avatares de la filosofía de la intensidad, ni mediante el conformismo.

336.-El objetivo de las sedicentes sociedades avanzadas parece ser eliminar las diferencias. Y a esa uniformización encamina el cúmulo de leyes y normas.

337.-Desde el punto de vista religioso igualdad significa que todos somos hijos de Dios. Desde el punto de vista legal que la justicia es la misma para todos. Desde el punto de vista kantiano que los seres humanos son fines, no medios. ¿Qué más se puede añadir que tenga sentido?

338.-La creatividad es una respuesta o una reacción individual con repercusión a nivel social. Partir de la superestructura conduce al gulag.

339.- “El amor que no engendra amor es una desgracia” dijo Marx. Si el amor es una expresión de vitalidad, un acto gratuito de afirmación y reconocimiento del otro, una prueba de superabundancia, ¿por qué iba a sentirse desgraciado si no obtiene una respuesta? Cabe preguntarse si el amor al que alude el filósofo es un sucedáneo o una transacción. Desde luego no es el que describe san Pablo en su Primera Carta a los Corintios, capítulo 13.

340.-Libertad de hacer lo que me dé la gana versus libertad para andar mi camino. La primera es embrutecedora, la segunda es creadora.

341.-Pasar por el aro significa interiorizar la ideología inherente a un sistema y hacer propias sus reglas del juego, de forma que se oscila entre las obligaciones y las gratificaciones sancionadas sin cuestionar esa dicotomía.

Read Full Post »

49.-“No puedo creer” le digo a Emma “que una mujer deje a su marido porque no soporta verlo en calzoncillos, aun admitiendo que sea un espectáculo horrible. La verdad es que me suena a guasa, a serie chabacana de televisión”.
Emma, en principio, ni asiente ni niega. Finalmente, tras una larga pausa, que parece haber invertido en rumiar la respuesta, declara: “Y por motivos más banales que el de no poder ver a su esposo en paños menores” “¿Hay mayor banalidad que ésa?” “Tú no lo entiendes porque eres un hombre” “Eso mismo me han dicho en más de una ocasión para no tener que dar explicaciones, seguramente, porque no las hay. Y en el caso de que las haya serán de tan poco peso que trae más cuenta irse por la tangente. Esa respuesta es también un buen recurso para descalificar de un plumazo al interlocutor”.
Extrañamente, porque ése no es su estilo, Emma, mostrando una reserva desconocida, guarda silencio cuando, en condiciones normales, habría considerado mis palabras como una provocación y habría saltado. Dado que mi locuaz amiga persistía en su mutismo, consciente de que pisaba un terreno peligroso, volví a la carga y pregunté: “¿Por una razón de ese calibre te divorciaste tú también?”.
“Esa actitud te parece una manifestación de folclorismo” “Es una buena caracterización. ¿No es la arbitrariedad, el capricho, el cansancio o una combinación de esos ítems lo que mueve a tomar una decisión así?”
Prosigo: “Ahora te cojo y ahora te suelto, ahora me sirves y ahora eres un estorbo, ahora te bailo el agua y ahora que te aguante tu madre” “El amor se acaba” “¿Ésa es la coartada?” “Ésa es la realidad” “Pues añadiré a mi lista esa disyuntiva. De hecho, me la has quitado de la boca: ahora te quiero y ahora no te quiero”.

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Read Full Post »

La Colonia Memento

Berta, una oruga de las Perladas, se enamora de Asmodeo, un lagarto demagogo y pinturero.
Ese amor imposible, que se convertirá en la comidilla de la Colonia Memento, sólo le traerá disgustos y, por último, la abocará al ostracismo.
Pero en la Colonia no faltan las preocupaciones, hasta el punto de que las orugas se verán obligadas a elegir un rey para hacer frente, entre otros, al problema de las desaparecidas.
La historia se divide en cuatro libros: La Colonia Memento, El cenotafio de las desaparecidas, La coronación del Rey y La última procesión.

La novela empieza así:

Las orugas, como correspondía a su estado natural, estaban de buen humor. No es que fueran unas santas, ni se entendieran entre ellas a las mil maravillas. De hecho, había celos y rivalidades. No faltaban tampoco los chismorreos ni las zancadillas. Con todo y con eso, las orugas gozaban de un excelente estado de ánimo, que tendía a mejorar notablemente incluso con los acontecimientos más nimios.
Pero éste no era el caso, porque el hecho de que la Luna hubiese entrado en cuarto creciente no podía calificarse de tal, a pesar de tratarse de un fenómeno cíclico y, por tanto, conocido y esperado.
Cabía calificarlo, más bien, como un acontecimiento contradictorio. Por un lado, las orugas se alegraban; por otro, como no salían nunca de noche, podría afirmarse que el disfrute de esa novedad era meramente intelectual. Para ponerse más contentas les bastaba con saber que la Luna se estaba llenando.
Esto tiene su explicación. Las orugas son amantes de la luz, que es, para su subsistencia, tan necesaria como un puñado de hojas frescas. De la luz solar, se entiende.
Pero la claridad lunar, aunque les produce regocijo por la sencilla razón de que es mil veces preferible a la oscuridad, les resulta inquietante. Hay muchas orugas a las que esa pálida luminosidad les parece inauténtica y la comparan con un sudario que recubre, mermándola y trastocándola, la belleza de los campos.

Esta novela se publicó en Libros En Red en 2009
http://www.librosenred.com/libros/lacoloniamemento.html

Read Full Post »