Feeds:
Entradas
Comentarios

Adelfas (VI)

 

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

III

Marcelo se despertó. En su cabeza resonaban los frenéticos compases del canto goliardesco. Los Carmina Burana de Carl Orff eran una de sus obras musicales favoritas. Empezó a tararear el preludio de la cantata: “Oh Fortuna, velut Luna status variabilis…”.

Al cabo de poco tiempo, como una boya sumergida que sube rauda a la superficie cuando desaparece la presión ejercida sobre ella, afloraron los sueños.

Inmóvil en la cama, cerró los ojos y se proyectaron en su mente como si de una película se tratase. Los detalles se perfilaron con nitidez. Había vivido esas escenas con la misma intensidad que si fueran reales. Y ahora las revisaba liberadas de su carga emocional.

Marcelo se desperezó y se sentó en la cama. Tanteando con los pies buscó las zapatillas y se las puso. E hizo lo que hacía a diario: dirigirse a la ventana, apoyar las manos en el alféizar y contemplar el jardín y el cielo y la línea del horizonte formada por una larga cornisa natural a la que se asomaban dos pueblos.

Luego permanecía un rato observando a los hiperactivos gorriones persiguiéndose, saltando de rama en rama, dando cortos y rápidos vuelos, sin dejar de piar un momento. El limonero era una enloquecida pajarera.

Esta mañana, cuando llegó a la ventana y se asomó, el silencio era total. Las gorjeadoras avecillas habían desertado. Él no podía haberlas asustado. Nunca había tratado de impedir su algarabía. Estaban acostumbradas a su presencia. Seguramente ni siquiera reparaban en él.

El verde mate del frondoso y despoblado árbol contrastaba con el azul diáfano del cielo.

Los rayos de sol iluminaban la alfombra de bambú que había al lado de la cama. Reinaba una paz profunda.

Flotando en la lejanía apareció una esfera que lanzaba destellos dorados. Esa figura perfecta era un punto de fuga.

Alojada en el vacío, estática y plena, esa perla áurea contenía todas las posibilidades. Marcelo se restregó los ojos pero la bola resplandeciente no se borró.

Fue al cuarto de baño y se refrescó la cara y el cuello repetidas veces. Cuando regresó, la esfera permanecía engarzada en el azul, por encima de la copa verde del limonero, donde caería si se desprendiese.

Marcelo tuvo que rendirse a la evidencia de que esa epifanía no era otro sueño, como no lo eran las tierras de labor ni los dos pueblos cuyas siluetas se recortaban en la lejanía.

 

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Palmeras (IV)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Haga clic en las fotos para ampliarlas.

 

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

II

Ahí, en el abismo, empezó a escuchar una lúgubre salmodia.

Esa tonada la había escuchado en la iglesia, cuando delante del altar mayor había un ataúd cubierto con un paño negro y un cirio encendido en cada esquina.

Esas palabras incomprensibles, graves, reverberantes, no pertenecían al romance que él hablaba. Esas voces que se elevaban majestuosas, imponían.

Los poderosos recurrían a los monjes para que cantasen en las ocasiones solemnes.

Abelardo empezó a prepararse para la carrera eclesiástica. Pero conoció a una muchacha pecosa, de piel blanca y pelo como el fuego. Se planteó un dilema: o ella o sus estudios. Eligió a Eloísa.

Su latín cayó en el olvido. Este hecho lo apenaba. Le gustaba la cadencia de los hexámetros de la Eneida.

En la vida diaria la lengua de Virgilio no le servía de nada. Expresarse en romance traía más cuenta. Sin embargo, cuando iba a los oficios religiosos, sentía añoranza.

El canto fúnebre calaba hondo en el espíritu de Abelardo. La bóveda devolvía el réquiem transformado en circunspecto eco que inspiraba temor.

Los pecados y los errores de Abelardo desfilaron silenciosamente ante sus ojos. Esa salmodia los había convocado. Su renuncia a profesar. Sus amores con la muchacha pelirroja con la que finalmente no se casó. Sus ardides de negociante. Sus vicios. Su vanidad.

Esos ojos que contemplaban ese mísero espectáculo, se elevaron al cielo en una muda súplica de misericordia.

Fue entonces, arrodillado en la fría losa de mármol, implorando el favor divino, cuando se produjo un hiato contra el que se estrellaría la escolástica con su interminable retahíla de silogismos.

De estar en la nave de una iglesia sumido en melancólicas meditaciones pasó a la taberna que frecuentaba cuando tenía ganas de jolgorio.

Era la taberna mejor provista de vinos, cervezas y viandas de toda la ciudad. Lo normal era que estuviese llena de gente. A su abigarrada clientela le gustaba divertirse. El silencio había sido desterrado de ese establecimiento donde todo era de madera. Mesas, taburetes, bancos, barriles, lámparas, vasos, platos, cubiertos podían ser golpeados o entrechocados sin que se rompiesen. Y el suelo de tablas podía ser taconeado tan enérgicamente como se quisiera.

Allí se iba a beber, comer, cantar y bailar. Allí estaba ahora Abelardo, con una jarra de espumosa cerveza en la mano, una “prima melior”.

Pese a ir vestidos de seglares, Abelardo reconoció a un grupo de clérigo tripones que se zampaban una gran fuente de col fermentada con salchichas. También había estudiantes en diversos grados de indigencia, como lo ponían de manifiesto sus atuendos que oscilaban entre los uniformes andrajosos y los pasables. Tampoco faltaban los probos ciudadanos que se permitían echar una cana al aire ni los mendigos que se mantenían apartados en un rincón ni las busconas que merodeaban por entre las mesas.Todos empinaban el codo, hablaban y reían.

Los monjes, cuando dieron buena cuenta de la chucrut, empezaron a cantar. Abelardo había escuchado esa letra innumerables veces. Tantas que la sabía de memoria, por lo que no tuvo problemas en unirse al coro.

Cogiendo su jarra de cerveza y alzándola los monjes habían entonado “In taberna quando sumus”. Se balanceaban, miraban a los demás animándolos a participar, daban palmadas y pellizcos en el trasero a las sirvientas y a las mozas de fortuna cuando pasaban a su lado. Ni unas ni otras se tomaban a mal esas libertades.

El estribillo fue repetido en un latín macarrónico por todos los parroquianos, estuviesen sobrios o borrachos, hartos o hambrientos, fuesen hombres o mujeres, seglares o clérigos, ricos o pobres.

Bibit hera, bibit herus
bibit miles, bibit clerus,
bibit ille, bibit illa,
bibit servus, cum ancilla,
bibit velox, bibit piger,
bibit albus, bibit niger,
bibit constants, bibit vagus,
bibit rudis, bibit magus.

 

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

 

Haga clic en las fotos para ampliarlas.

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

I

Escuchó un grito terrible que lo estremeció. Apartó las ramas del arbusto detrás del cual se resguardaba. Critias andaba perdido. No sabía adónde iba ni en dónde estaba Una desazonante inquietud no lo abandonaba en su deambular por ese bosque desconocido.

Entreabrió la madroñera. La vegetación era densa.

Estaba escrutando los alrededores con los ojos arrugados cuando otro grito desgarrador hizo que su corazón bombease la sangre más aprisa. Sentía los latidos en las sienes y las manos le sudaban.

El dolor no era la causa de esos alaridos. Una garganta femenina los había proferido. El timbre así lo indicaba. La de un hombre no podría emitir semejante sonido agudo. Si lo intentase, sus cuerdas vocales se romperían como las de una lira tensadas en exceso.

No eran gritos de dolor ni de miedo. Eran vehementes invocaciones que perforaban los tímpanos y ascendían a los cielos con la velocidad de una saeta. Critias no veía a nadie. Había demasiados árboles, demasiada maleza.

El tiempo discurría con exasperante lentitud. Finalmente distinguió a un grupo de mujeres con el peplo desgarrado y los pelos revueltos.

Descalzas y desmelenadas formaban un caótico cortejo encabezado por la que aullaba. Las mujeres giraban y daban traspiés. Estaban ebrias.

Una de ellas, no la que dirigía la comitiva enarbolando un tirso rematado por una piña con cintas de colores, llevaba una criatura ensangrentada en sus brazos.

El horror se apoderó de Critias. Esa mujer transportaba un animal despellejado cuya cabeza se balanceaba al compás de los saltos y trompicones de su portadora.

Cuando el tirso y la víctima eran alzados al mismo tiempo, el grito se generalizaba. Las ménades se mesaban los cabellos y añadían nuevos jirones a su túnica.

En esos momentos de frenesí a Critias lo invadía el pánico. ¿Qué harían con él si lo encontrasen? Lo despedazarían. Este pensamiento le cortó la respiración.

Por otro lado, esas imágenes turbadoras lo fascinaban. No podía apartar la mirada de ese delirante cortejo que atravesaba el bosque al amanecer. Las mujeres habían pasado la noche en él, entregadas a ceremonias y correrías inimaginables.

Hasta el hombre agazapado detrás de la madroñera llegaba la onda expansiva generada por el furor de las ménades. Todo lo que esa fuerza ciega alcanzaba se doblegaba a su poder. Los miasmas orgiásticos se infiltraban en el torrente sanguíneo.

Eso era más de lo que Critias podía soportar. Su carne se separaba de los huesos. No lograba discernir si esa sensación era placentera o dolorosa.

Casi todas las mujeres habían extraviado la corona de laurel y pámpanos. Unas pocas la conservaban ladeada en la cabeza. Los tallos de las destrenzadas guirnaldas semejaban largos espolones.

Las ménades habían perseguido y acorralado a su presa. Luego la habían despellejado. Estaban llenas de magulladuras, arañazos y manchas de sangre.

El demencial cortejo, entre gritos de júbilo, se alejó perdiéndose en la espesura.

Aunque no hacía mucho tiempo que había amanecido, cayó la noche. Una oscuridad compacta envolvió a Critias. Se oyó un último aullido que fue apagándose como un eco.

La negrura lo absorbía todo. La memoria de Critias fue diluyéndose. Lo primero que olvidó fue su nombre.

 

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

 

 

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.