Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘los vergajazos’

II
Él tenía dotes de pintor, reunía los requisitos para estar allí. Desgraciadamente no se le ocurría nada, así que con una sonrisa bobalicona se limitaba a mirar a uno y a otro, según quien tomara la palabra.
En ese momento la tenía Amelia San Miguel que, arrellanada en una esquina del sofá, peroraba sobre el número exacto de vergajazos que son necesarios para andar derecho.
Paquito Herrera, en la otra esquina, no quitaba los ojos del aspirante a artista que empezó a sentirse molesto por esa actitud impertinente, así como también por el tema de conversación. Pero disimuló su incomodidad y puso a mal tiempo buena cara.
El número de vergajazos, apuntó doctamente Jorge Domínguez, varía según la naturaleza y la idiosincrasia de las personas. Y preguntó a Julián cuántos necesitaba él.
No tenía ni idea. Nunca se había planteado semejante cuestión. Ni siquiera era consciente de tener inclinaciones masoquistas.
No se trata de masoquismo, puntualizó doña Gertrudis. Julián advirtió que la situación lo estaba sobrepasando. En lugar de desenvolverse con mundanidad se sinceraba como un colegial pillado en falta.
Doña Gertrudis citó el caso de un conocido que sabía al milímetro las medidas de su correctivo.
Los contertulios en bloque reconocieron la sabiduría de ese señor y envidiaron su grandísima suerte, porque el que más y el que menos andaba perdido al respecto, ignorando ese dato preciso y precioso que los reconciliaría consigo y con el mundo.
Paquito Herrera, que hasta ese momento había permanecido en silencio, dirigiéndose a Julián, le espetó: “¿Y a ti qué te hace falta para ser feliz? ¿O ya lo eres?”
El interpelado se mostró confundido. Ignoraba si era o no era feliz. En cuanto a los medios para alcanzar ese estado, declaró que ojalá supiese cuáles eran. Su objetivo era ser pintor y abrirse camino en ese campo. Por eso estaba allí, en el salón escarlata. Todo lo cual fue expuesto en otro arrebato de ingenua franqueza.

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported

Read Full Post »