Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Sonetos’ Category

Un cólico nefrítico me aqueja,
arrojándome a una insondable sima
que se traga, por ende, mi autoestima.
Mi dolor me tiene entre ceja y ceja.

Soy testigo de cómo tras la reja
los colores se tornan en calima,
se diluyen, negrean y da grima
esa vuelta a la caótica madeja.

Muerte, duelo, condenación, renuncia
flotan en ese vacío peciento
en el que una pálida raíz anuncia

el milagro de un nuevo advenimiento:
una guirnalda de mastranzo y juncia
con la que coronar mi sufrimiento.

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported

Read Full Post »

[El estúpido sueño de la vida]

“El estúpido sueño de la vida”
dices contemplando el azul del cielo.
“¿Por qué esta inquietud y este desvelo?”
preguntas con sonrisa desvaída.

“Los tristes frutos son de la caída”
añades esgrimiendo el escalpelo.
“De ahí procede también este repelo
o disgusto o náusea que nos embrida”.

La gran bóveda de color turquesa,
de la que al cabo apartas la mirada,
de luces diminutas se empavesa.

“¿Acabaste por fin tu jeremiada
o tienes preparada otra remesa
que te impida gozar de la velada?”.

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported

Read Full Post »

 

 

Terco fantasma que surge a deshora,
trastocando mi vida y sus afanes,
provocando conflictos y desmanes
donde reinaba la concordia otrora.

En los sustratos más profundos mora,
implacable traílla de alacranes
que destruye propósitos inanes
conforme asciende, misteriosa espora.

Abrumador camuñas de la infancia
que me sigue zahiriendo con sus flechas
y embriagando cuando halagüeño escancia

en mi oído el vino de sus endechas.
Tildarlo de rememoración rancia
no impide que no haga nada a derechas.

 

 

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported

Read Full Post »

Rueda solar, llave del paraíso.
La serpiente clavada en una estaca
ha dejado de darnos la matraca.
A sus silbos hacemos caso omiso.

Emblema totalizante y preciso.
Rada o puerto donde el deseo atraca
y lo inunda la luz de la baraca.
Refugio del cansado y del remiso.

Árbol de vida, intrépido navío
que hunde su quilla en proceloso mar,
bolineando con singular trapío.

Anzuelo del maligno, lirio albar,
camino sin atajo ni desvío,
cadalso glorioso, rueda solar.

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported

Read Full Post »

El camino de regreso al hogar
es hora de que emprendas diligente.
¿No te has extraviado lo suficiente?
¿Temes tal vez la ruta no encontrar?

Sobre el mugriento paño macasar
la cabeza reclinas indolente.
En este día gris precisamente,
musitas, no tengo ganas de andar.

Mas, al cerrar los ojos, los colores
estallan con fuerza dentro de ti:
una fuente de chorros cegadores.

Verde es el sur, el norte azul turquí
—avienta tus cenicientos temores—,
el este gualdo y el oeste un rubí.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported

Read Full Post »

Dulzura de las tardes invernales
al amor de la lluvia y el brasero,
cuando el viento se vuelve mensajero
de verdades ignotas y cabales.

Lentos atardeceres estivales,
vuestra gloria radiante yo venero,
cuando moroso el resplandor postrero
pone fuego en vidrieras y cristales.

Del otoño azuleando en el estero
y embalsamando el aire con sus sales,
me llegan su tibieza y su tempero.

Iridiscentes luces cenitales
confluyen e iluminan por entero
tulipanes, glicinias y rosales.

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Read Full Post »

Hoyo de proporciones gigantescas,
cuyo borde recorro con cuidado,
en su fondo de sombras erizado
una legión de sirenas dantescas

y otros seres de facciones simiescas,
bufones de uniforme remendado,
me hacen señas de que acuda a su lado
mientras realizan piruetas grotescas.

Miro a mi alrededor con desespero
buscando una razón, un asidero,
que me aparte de ese hondón infernal.

Sólo los campos de labranza veo,
los parduscos terrones al oreo,
como la urdimbre de humilde sayal.

Hoyo de proporciones...

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »