Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘caballeros’

La torre (III)


                                        3
Un caballero rememora su embarco rumbo a Sarras. Luego habla de la integridad y del valor. A veces se expresa en un lenguaje simbólico o recurre a complicadas metáforas, que dificultan la comprensión de su discurso.
Cuando aluden a una rosa única en un jardín cerrado, sus palabras se nimban de misterio y adquieren significaciones contradictorias.
Más abajo, sobre un fondo de pan de oro, un nutrido grupo de personas ataviadas de verde, entre las que hay cuatro vestidas de blanco y tres de carmesí, participa en una reunión que preside, desde su alto sitial, un mitrado.
El cónclave desaparece pronto de mi vista.
En la estancia siguiente predomina el añil.
De hinojos, un poeta ensalza a su amada. Los oyentes, acomodados en los pétalos de una flor, no parecen interesados en el panegírico. En lugar de concentrase en las morosas matizaciones de un asunto tan complejo como las vicisitudes amorosas, parlotean animadamente entre sí.
Sólo tres bienaventurados con túnicas anaranjadas escuchan con la debida atención.
Flotando en una esquina, varios ángeles de alas níveas, gentilmente arrodillados y con las manos juntas, contemplan al poeta de ropaje y tocado azules, que expone su fervor y desgrana sus cuitas en primorosas variaciones.

Read Full Post »

La torre (II)


                                        2
Sentados a una mesa desnuda, los dos caballeros hablan sosegadamente de la búsqueda que han emprendido. Comprometidos en cuerpo y alma, esa tarea es su comida y su bebida.
Recuerdan la partida de Camelot y las pruebas que han superado.
Uno de ellos no se ha quitado la armadura. Tan sólo ha levantado la visera del yelmo. Es quien tiene la palabra.
El otro escucha con atención y asiente. Su lanza y su espada están apoyadas en la pared.
Pronto, esta escena es sustituida por las piedras negras y mojadas de la torre, por la oscuridad circundante, por el vértigo de la caída.
Sentados a una mesa cubierta por un blanco mantel, en la que hay dispuestas bandejas de frutas, tres caballeros con cotas de malla guardan silencio.
Uno de ellos sostiene, en alto, una copa.
Entremezcladas con las manzanas y las peras, hay nueces y almendras.
Los paladines están absortos, como esperando un prodigio o una señal.
En el momento en que era arrastrado hacia arriba, creí ver a un hombrecillo ensangrentado emergiendo de la copa.

Read Full Post »