Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘candelabros de hierro’

5

Los reunieron en la Sala Abovedada. Mortimer, el Gran Maestro, iba a dirigirles la palabra.

Hacía tres semanas que los muchachos habían llegado, pero el Gran Maestro, por motivos que desconocían, había tenido que ausentarse.

A su vuelta, una de sus primeras disposiciones fue convocar a la nueva hornada de estudiantes no para desearles la bienvenida, como algún ingenuo pensó, sino para aclarar ciertas cuestiones.

En Haitink los actos protocolarios estaban reducidos al mínimo. Igual ocurría con la afabilidad que afloraba raramente en las relaciones con los demás. Prevalecía la tendencia a ser correcto y a no traspasar determinados límites.

Mortimer, de rostro alargado y manos huesudas, estaba de pie en mitad del estrado, contemplando a la concurrencia.

Los aprendices estaban también de pie. La Sala Abovedada era una nave desnuda, de techumbre sostenida por altas columnas, con un rosetón en el muro frontero. En el lado derecho había tres ventanas ojivales que daban al patio.

La luz de los candelabros de hierro dejaba grandes espacios en penumbra.

“Estáis aquí en busca de poder. Queréis convertiros en hombres con la facultad de gobernaros, a vosotros e incluso a vuestra isla. Quién sabe si a todo el Archipiélago. Ese es el primer error. Aquí no allanamos el terreno a nadie.

“Aquí se producen transmutaciones y regeneraciones. A veces tenemos la capacidad de crear. Todo eso tiene un precio que a lo mejor os parece excesivo.

“El segundo error lo constituyen las ilusiones engañosas, las metas absurdas, los espejismos contra los que hay que luchar sin descanso.

“Los deseos insaciables que renacen de sus cenizas como el ave fénix, son el tercer error, tan nefasto como los anteriores.

“He citado las bases de la perpetua insatisfacción. Esos son los carbones al rojo vivo en los que nos abrasamos hasta la calcinación.

“Estáis aquí porque aspiráis a convertiros en Maestros, porque en vuestros corazones alienta el ansia de superación y de perfección, porque soñáis con dar cumplimiento a vuestro destino, que concebís con grandeza”.

Edu, que estaba situado en la periferia del grupo, volvió la cabeza y vislumbró una figura achaparrada, tras una columna. Tal vez fue su imaginación, pero le pareció que los ojos de ese fámulo chispearon burlonamente en la semioscuridad.

“Poco me queda por añadir, aparte de ofreceros mi ayuda. No creo en los consejos. No obstante, puesto que soy el Gran Maestro –dijo con una nota de ironía–, debo daros uno.

“Podría afirmar que empecé en Haitink. Pero no es verdad. Empecé antes, en la isla de la que soy oriundo. Una isla tan pequeña que no aparece en los mapas.

“Sabía adónde quería llegar, como vosotros ahora. Al cabo de unos años me percaté de que estaba huyendo. Si quería dejar de comportarme como un conejo, debía regresar a mi isla y saldar las cuentas pendientes.

“Si quería que mi energía fluyera, debía desobstruir la fuente. Si quería abrir las puertas cerradas, debía recuperar la llave”.

 

Read Full Post »