Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Dios deseado y deseante’

El poema empieza con una comprobación que conlleva una declaración formal, aparentemente paradójica.
Y prosigue, en la segunda estrofa, con un descubrimiento que es también una identificación.
El hombre es un pozo en el que confluyen el cielo, la tierra y el infierno.
El hombre es una vía de comunicación. Un pozo con sus reflejos de aguas profundas y su corona de lejano azul.
En esa hondura habita dios. Desde siempre.
Día a día, segundo a segundo, ha estado con el hombre que se ahoga por negar o ignorar la evidencia. O tal vez cegado por esa inmarcesible claridad.
Abrumado por esa verdad primera y última, por ese espejeo de pronombres que culmina en el reconocimiento de la condición de “animal de fondo de aire”, cuyas alas inmateriales conducen más allá de cualquier sueño.

«En fondo de aire» (dije) «estoy»,
(dije) «soy animal de fondo de aire» (sobre tierra),
(…)

Pero tú, dios, también estás en este fondo
(…)
que es el pozo sagrado de mí mismo.

Y en este pozo estabas antes tú
con la flor, con la golondrina, el toro
y el agua; con la aurora
en un llegar carmín de vida renovada;
con el poniente, en un huir de oro de gloria.
En este pozo diario estabas tú conmigo,
conmigo niño, joven, mayor, y yo me ahogaba
sin saberte, me ahogaba sin pensar en ti.
Este pozo que era, sólo y nada más ni menos,
que el centro de la tierra y de su vida.

Y tú eras en el pozo májico el destino
(…)

Lo eras para hacerme pensar que tú eras tú,
para hacerme sentir que yo era tú,
para hacerme gozar que tú eras yo,
para hacerme gritar que yo era yo
en el fondo de aire en donde estoy,
donde soy animal de fondo de aire,
con alas que no vuelan en el aire,
que vuelan en la luz de la conciencia
mayor que todo el sueño
de eternidades e infinitos
que están después, sin más que ahora yo, del aire.

                                                                                                                                                                                                  Juan Ramón Jiménez

Read Full Post »