Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Rafaela Astorga’

3
El aula era pequeña y estaba acristalada. Tenía una magnífica vista a la plaza Marqués de Figueroa. El número de alumnos era reducido. Los conocía del curso anterior. No eran la flor y nata del instituto.
Cuando me senté, la sala tan luminosa y poco poblada, me pareció más grande. Contemplé a Rafaela Astorga. Esperaba haberme librado de ella este año. Ladeada en la silla, con una lánguida mano encima de la mesa, parecía derrengada. Probablemente no había traído ni cuadernos ni bolígrafos. Bien empezábamos.
Llamaron a la puerta que se abrió de inmediato. Quienquiera que fuese no esperó mi permiso. Varios alumnos pasaron y se sentaron haciendo más ruido del necesario.
Saqué mi material de la cartera y me dispuse a pasar lista. Quería comprobar si estaban todos.
Pero antes de pronunciar el primer nombre la puerta se abrió de nuevo y entró más gente. No sólo alumnos sino vecinos del pueblo entre los que había algunos conocidos.
A medida que unos se acomodaban, otros llegaban, agrandándose el aula para que cupieran.
Si no hubiese sido por mi desazón, me habría mondado de risa.
Entre los presentes se hallaban algunas autoridades, incluidos el alcalde y su mujer. También estaba mi suegro y sus compañeros de dominó.
Aquello no era una clase sino un mitin y yo no estaba sobre la tarima, sentado a la mesa del profesor, sino en una tribuna que habían montado en la plaza Marqués de Figueroa.

4
Quiera que no, me sentí en la obligación de dirigir la palabra a los congregados. Mi discurso fue breve.
“Como ustedes comprenderán, no puedo dar clase en estas condiciones. En este espacio abierto se pierde la voz. Tendría que hacer un esfuerzo sobrehumano para hacerme oír. Ni siquiera voy a intentarlo. De hecho, me está costando tanto trabajo hablar que ya me está picando la garganta. Lo que voy a hacer es ir a ver al jefe de estudios y pedirle que me aclare este asunto”.
Todos permanecieron inmóviles y silenciosos. ¿Qué estaban esperando? ¿Querían que les soltase un rollo, que los distrajese?
Ostensiblemente cogí mis papeles y mi bolígrafo, y los guardé en la cartera. Miré una última vez a esos pasmarotes y bajé de la tribuna.
Desde la clase acristalada los contemplé de nuevo. Allí seguían como estatuas de sal. Me entraron ganas de abrir la ventana y gritarles: “¡Es a mí a quien tienen que dar explicaciones!”.

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Read Full Post »