Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Agamenón’

233.-Me reprocha Emma que no sea más combativo a la hora de defender mis ideas y principios. Ella sabe que no me gusta discutir, que la gente que se altera verbal y gestualmente me inhibe.

Aparte de eso, mis ideas y principios no son palabra de Dios. Los he adoptado porque me parecen los mejores, pero como pienso que el límite que los separa de una mera opinión a menudo es difuso, la perspectiva de batirme el cobre por ellos la considero un despropósito.

En este planteamiento voy más lejos y así se le comunico a Emma: “Aunque fueran la misma verdad, tampoco pelearía. En ese caso es cuando no haría nada de nada, es cuando creo que se debe permanecer con los brazos cruzados”.

Me explico: “No se trata sólo de que me desagrade polemizar, en contraposición a muchos congéneres que parecen estar esperando la menor ocasión para ponerse a porfiar. No es sólo un rasgo de carácter. Es un convencimiento íntimo, arraigado en un profundo respeto a la verdad.

“La verdad es una. La verdad es siempre la verdad, ya la diga Agamenón o su porquero. La verdad no es chaquetera ni tiene por qué maquillarse, ni bailarle el agua a nadie. Si tuviera tales reacciones, sería otra cosa. Si se comportara de semejante manera, no merecería una pizca de consideración.

“La verdad no necesita que la defiendan, entre otras razones porque esos paladines suelen pasar la cuenta. No es raro que el objetivo de ese apoyo sea la obtención de beneficios.

“París no va a dejar de ser la capital de Francia porque alguien lo discuta. Ni la Tierra no va a estar achatada por los Polos porque alguien se empeñe en que es una esfera perfecta.

“Ya caerán de su burro. Ya resplandecerá la verdad. Si hoy por mi boca no ha sido posible, ya lo será más tarde por boca de otro. La verdad no es de nadie. El hombre es sólo un simple delegado y para esta función cualquiera sirve. Cualquiera que reverencie a la verdad, cualquiera que tenga claro que la verdad está por encima de él.

“A la verdad se suelen anteponer montones de sucedáneos e intereses personales. O sea, toda la vanidad que el ser humano puede acumular, que es mucha. Después está también ese prurito de querer tener la última palabra, de querer hacer morder el polvo al oponente. Está ese egoísmo que nos impulsa a colocarnos en primera fila”.

Hago una pausa y añado: “Con frecuencia comentas que nadie escucha. Tan cierto como eso o más es que nadie o casi nadie está interesado en la verdad. Si lo estuviéramos, otro gallo cantaría.

“Por lo anterior pienso que la verdad no necesita espadachines ni alguaciles ni apologetas ni presentadores ni equilibristas que atan las miradas del pavor (Huidobro), ni el cencerreo de unos y el voceo de otros.

“Los charlatanes la ponen perdida de tizne, los echacuervos se apresuran a enterrarla cuanto más hondo mejor, los compadres la convierten en moneda de cambio.

“Para ese viaje sobran las alforjas. Mejor sola que mal acompañada.

“La verdad debe imponerse por sí misma. Si no lo hace, ahora o dentro de un año, es un fraude. Si la ves rodeada de abanderados, agasajada por los poderosos, llevada a hombros por los correveidiles como si fuera un torero en una tarde de gloria, lagarto, lagarto.

“Cuando se codea con histriones y tunantes, con gente gritona y descompuesta, todas las palabras que se me ocurren para definirla pertenecen al campo semántico de la prostitución”.

Emma, que no me ha interrumpido durante esta larga disquisición, consideró que había llegado el momento de decir algo. Con una gravedad inhabitual en ella me preguntó: “¿Aunque sea de vez en cuando no crees que hay que echarle una mano a esa pobre?”.

 

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »

Querida Michèle,

Me estaba acordando de la simpática cabra de monsieur Seguin. He llegado a la conclusión de que me ocurre como a ella y a todos los herbívoros de su especie. Lo que como necesito regurgitarlo y masticarlo con detenimiento antes de tragarlo definitivamente.

Quiero decir lo que hablo. Tal vez se trata de un fallo de mi sistema mental por culpa del cual me veo abocado a rumiar los pensamientos. Sea lo que sea, la cabra es mi animal totémico.

Este introito viene a cuento de nuestra última conversación, en la que abordamos el tema de la verdad, siempre una y la misma, ya la diga Agamenón o su porquero. Recibe ese nombre justamente por no ser múltiple ni variable, por no admitir versiones, por ser escueta y austera.

Hay un concepto jurídico conocido como “legítima defensa”, de la cual la mentira puede ser un instrumento como lo son también una pistola o un cuchillo.

En nombre de la propia integridad física y de los legítimos intereses de un persona (familia, bienes, dignidad…) se puede recurrir a la mentira para neutralizar una agresión, para defendernos.

Si puedes engañar a alguien que te está coaccionando para hacerse con el código secreto de tu cuenta bancaria, le darás uno falso, pues se trata de tu dinero ganado honradamente. Si está en tu mano impedirlo, no dejarás que un delincuente te desplume.

Es lícito recurrir a la mentira en esa u otra coyuntura similar.

Pero en circunstancias normales la función de la mentira es deleznable. La mentira es una traición a la verdad. Tanto la vida personal como la colectiva deben cimentarse en la segunda.

La mentira es una manipulación malintencionada cuyo resultado es el enrarecimiento de la atmósfera, el envenenamiento de la convivencia, aunque se practique por juego, a pequeña escala, a niveles supuestamente irrisorios.

Si te pido que salgas conmigo, y tú no quieres, puedes decirme la verdad. Si piensas que esa respuesta es demasiado brutal, puedes alegar que te duele la cabeza o que tienes mucho trabajo acumulado, o sea, una excusa.

Abomino del relativismo, pero reconozco que hay que ser flexible y no tomarse las cosas demasiado a pecho. Y lo que es más importante: hay que tener sentido del humor para encajar los golpes y, en general, para afrontar la vida.

Excusas tan trilladas como la de la jaqueca pueden ser calificadas de mentirijillas y no vamos a montar un cirio por eso, ni tampoco por las llamadas mentiras piadosas.

Una vez hechas estas precisiones, sólo queda añadir que las mentiras, tanto las grandes como las pequeñas, contribuyen grandemente a convertir la tierra en un lodazal por donde cada vez es más difícil caminar. Una cloaca en la que vamos hundiéndonos hasta ser engullidos por completo. Con todo mi afecto.

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Read Full Post »