Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘cabeza’

Pequeños poemas (VIII)

21
Leopardo enfurecido
Zarpazos, alarido

22
En mi hombro tu cabeza
En tu oído mi voz

23
Silenciosa, tenaz
Hurtas tu rostro
Quiebras mi paz

 

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »

                                XIV
En primer lugar pasó la pierna derecha por encima del hierro transversal que, circunvalando la columna, recorría toda la verja. Espernancado como estaba, tuvo ocasión de verificar un detalle que, si no hubiese sido por su obnubilación, lo habría hecho desistir: su vientre protuberante encajaba a duras penas en la estrecha abertura.
El niño giró la cabeza y la puso en paralelo con la columna y el barrote. Luego la acercó lentamente ajustándola por ambos lados. Su respiración era entrecortada y estaba sudando. Con los dientes apretados, se dispuso a hacer el esfuerzo definitivo.
Una gran aclamación le confirmó que lo había conseguido. Tragó saliva y abrió los ojos que involuntariamente había cerrado. La cabeza estaba dentro. Ayudándose con las manos trató de pasar el resto del cuerpo, pero estaba encajonado de tal forma que tuvo que desistir.
Varios niños reaccionaron y se pusieron a tirar de él. Pero, con su mejor voluntad, sólo lograron arrancar quejidos y protestas a la víctima.
Dos chavales se colaron con una facilidad asombrosa. Ellos desde dentro y otros desde fuera se aplicaron a la tarea de devolver la libertad al pobre incauto, cuya cabeza había entrado pero que ahora no salía.
Los niños empezaron a intranquilizarse al comprobar que, ni siquiera sumando sus fuerzas, eran capaces de sacar del atolladero al zangolotino que se había puesto de todos los colores, y que, conteniendo las ganas de llorar, escuchaba la discusión sobre posibles soluciones en que se habían enzarzado sus compañeros, la cual llevaba trazas de eternizarse.
Algunos, a la chita callando, escurrieron el bulto atemorizados por el feo cariz que estaba tomando ese asunto.

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Read Full Post »

                                       VI
En el umbral de granito hay una inscripción ilegible. La madera de la puerta está carcomida. Por encima del dintel hay un ventanuco.
La pesada llave está fría. Tengo las manos húmedas cuando la introduzco en la cerradura y doy dos vueltas.
Entro y busco a tientas el interruptor. Al pasar los dedos por la pared noto la capa de polvo. Los caliches se desprenden con el roce. Es un pulsador antiguo, redondo, con una manilla que hay que girar.
El piso de tierra batida está desnivelado. Los gruesos muros están llenos de abultamientos y desconchones. Las tablas del techo y las vigas de madera forman un conjunto disparejo.
Enciendo la bombilla de la segunda habitación, que es más ancha que la primera.
La tercera, que es la mayor de todas, comunica con otra, a la izquierda. Ni una ni otra tienen luz.
Al cuarto interior se accede por un vano enmarcado. Me paro a la entrada. Poco a poco mis ojos se hacen a la oscuridad.
Formando un círculo, hay varias piedras empotradas en el suelo. Parecen rudimentarios asientos, pero no se tiene la impresión de que nadie los haya colocado allí.
Recorro la casa una y otra vez. Voy y vengo como si tuviera dolor de muelas, intranquilo, atento a cualquier ruido.
Así estuve un buen rato. Luego apagué la bombilla de la habitación de en medio pero, aun sabiendo que no debía hacerlo, mantuve encendida la otra.
En cuanto me senté en una de las piedras, que eran granulosas, perdí la noción del tiempo.
Un retumbo lejano, al que sucedieron otros, me sacó de mi enajenamiento. El piso retembló. Se oyó un trueno en las profundidades y la tierra convulsionó.
En el centro de la celda oracular empezó a abrirse una grieta de la que salía una intensa luz blanca.
Me puse en pie y me santigüé para conjurar mi espanto. Estaba tan nervioso que me embarullé. Ni siquiera podía articular la invocación a la Santísima Trinidad.
Mi torpeza no impidió que, mal que bien, hiciese la señal de la cruz sobre esa abertura cada vez más grande.
El cráter detuvo su crecimiento cuando alcanzó un metro de diámetro. Interrumpiendo mi manoteo, me dejé caer en el asiento.
El resplandor que surgía del interior de la tierra, iluminaba profusamente las paredes descascarilladas y el techo de tablas. El cuarto adquirió el aspecto ficticio de un escenario sobre el que se concentrara la luz de potentes focos.
El oráculo, que no se manifestaba siempre, y que jugaba malas pasadas, parecía dispuesto a darme una respuesta. En otras ocasiones, la boca expulsaba vapores fétidos que volvían irrespirable la atmósfera. El fulgor era rojizo. La temperatura subía velozmente convirtiendo la celda en un horno.
La claridad que surgía del pozo se eclipsó en parte, como si un objeto se hubiese interpuesto. Eso era lo que había ocurrido.
Lenta y majestuosa, ascendía una enorme cabeza que se detuvo cuando quedó a la altura de la mía.
La luz le arrancaba destellos de esmeralda. Era la cabeza de un hombre tallada en una gigantesca gema traslúcida.
Como si un impetuoso torrente de agua me hubiese inundado, me faltó el aire.
Contemplaba azorado la cabeza sin comprender su mensaje. Incapaz de descubrir su secreto, descorazonado, me cubrí la cara con las manos.
Cuando volví a mirarla, repenticé estos versos:

Del país de los muertos,
desde lo más profundo,
del color de la hierba,
surge el alma del mundo.

La cabeza osciló ligeramente e inició el descenso. El resplandor fue disminuyendo. A los pocos minutos la grieta se cerró.
 

 

Nota.-Puedes leer el relato completo en esta entrada:
https://elbosquesilencioso.com/2013/11/11/una-consulta-al-oraculo-i/

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported

Read Full Post »