Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘inmortalidad’

Las palabras resuenan en los oídos,
los colores desfilan ante los ojos
como prados moteados de flores,
como la lección aprendida de memoria
y recitada sin tomar aliento.

El mundo se ha descompuesto.
Gracias a la ciencia ya no sabemos nada.
Al parecer estamos tocando fondo.
Hemos crecido tanto
y nos hemos vuelto tan sabios
que los charcos en que chapoteábamos
pertenecen a un pasado remoto.

Las estrellas nos hablan
de la inmortalidad y de la armonía.
Vanas palabras inventadas
para enloquecer a los hombres.
A los hombres que creen en las sirenas,
como otros en la exactitud de las matemáticas.

Hay voces que anuncian
catástrofes o descubrimientos,
que nos han convertido
en seres soberbios
o apesadumbrados.

Cuando probamos la raíz amarga de la vida
y queremos huir hacia los confines de la Tierra,
nuestro olfato proclama que vivimos,
nuestro oído corea la misma cantinela,
nuestros ojos gritan hasta desgañitarse
y nuestras manos recorren morosas las formas de este mundo.

 

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »

Esta serie de poemas es una recreación de los episodios finales (incluidos en las tablillas VII, VIII, X y XI) de la epopeya de Gilgamesh, que es uno de los textos fundacionales de la literatura.
Estas variaciones son un recorrido por temas cuya vigencia no ha decaído, tan sólo han adoptado otros ropajes, ni cuyo tratamiento posterior ha ganado forzosamente en profundidad y belleza.
El motor de esta historia, el horizonte sobre el que se dibujan las andanzas de Gilgamesh, es la conquista de la inmortalidad, el deseo de burlar a la muerte, el afán de trascender los límites inherentes a la naturaleza humana y acceder a otra olímpica, divina. Este poema es también la primera consignación del fracaso de esa tentativa.

La Saga de Gilgamesh: http://es.wikisource.org/wiki/La_Epopeya_de_Gilgamesh

Poema 1
Tablilla VII

Enkidu tiene un sueño premonitorio que cuenta a su amigo Gilgamesh. Esa terrible visión es una visita al reino de las sombras, del polvo y de las tinieblas, donde él penará pronto.

Esta noche he soñado
que descendía
a un lugar de tinieblas
tan densas, tan palpables
que a la piel se pegaban

En ese negro abismo
había seres
que vagaban apáticos
su alimento era polvo
sus ojos no veían
jamás la luz

Poema 2
Tablilla VIII

Ante los ancianos de Uruk, Gilgamesh llora la muerte de su amigo Enkidu. Atemorizado por esta espantosa realidad, cobra conciencia de que ésa es la suerte que le aguarda también a él. Se plantea entonces la cuestión de cómo escapar a esa maldición, de cómo alcanzar la inmortalidad. Gilgamesh, afligido y furioso, se rebela contra el destino de los seres humanos.
Siguiendo los consejos del hombre-escorpión, el héroe se adentra en la montaña donde impera la oscuridad total para conseguir su objetivo.

Gilgamesh

Sudoroso, temblando
acudo a ti
interrogarte quiero
sobre la muerte

El hombre-escorpión

Son pocos
los que se atreven
a seguir el sendero
que en lo más hondo
de la montaña
se adentra

El camino del sol
pocos lo siguen

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Read Full Post »