Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘asiento delantero derecho’

2

“¿Qué haces?” gritó Luisa “¡Nos vas a matar!” A Pedrote le divertían los vaivenes y se echaba con más ímpetu de la cuenta sobre Carmelina que transmitía la presión sobre Luisa. “Por favor, por favor” gemía.

Carmelina, que parecía haberse acostumbrado al zumbido del motor, se había agarrado a los espaldares delanteros para mitigar los empellones. A cada arremetida de Pedrote se ponía a protestar pero sin acalorarse demasiado.

“¡Para! Yo me bajo ahora mismo. No aguanto más” dijo Luisa lastimeramente, “me están estrujando” “Él tiene la culpa” dijo Carmelina “¿Yo?” preguntó Pedrote. “Tú no. Ese” “Deja de jugar con el coche, cariño” me rogó Luisa. “Como él va tan a gusto…” “No le importa, claro. ¿Por qué haces eso? Me duelen los hombros, y el pecho también”.

“Respira hondo” le sugerí. “Pero ¿por qué haces eso?” insistió Luisa. “Lo hago para evitar los baches” “¿Qué baches?”.

La superficie de la carretera estaba tersa. No tenía sentido que siguiera conduciendo en zigzag.

Marchamos un rato en silencio. Hilachos de negrura se entrelazaban con los matorrales o colgaban de los alambres de espino. Las corrientes de oscuridad atravesaban el cielo con lentitud. A veces ocultaban la cima de un monte que quedaba truncado. O se cernían sobre las copas de los árboles como un lúgubre dosel.

Carmelina aspiró el aire con dificultad al tiempo que empujaba con los codos a sus vecinos para procurarse más espacio.

“¿Qué te pasa?” “Estoy muy estrecha” “Estamos muy estrechos” rectificó Pedrote que había colocado los brazos entre las piernas. “Él no habla” dijo Carmelina, “como va bien ancho”.

Lancé una fugaz mirada al otro asiento delantero que estaba desocupado. Apretando el volante con las manos, repuse: “Lo siento, pero…” y dejé la frase sin terminar porque no se me ocurría nada.

“¿Que lo sientes? Lo sentirías si estuvieras aquí detrás, sin poder moverte” Carmelina siguió pinchándome, pero yo no encontraba la forma de hacerle comprender que no podía invitarla, ni a ella ni a los otros dos, a sentarse a mi lado. Sabía que de un momento a otro explotaría. De momento, se estaba limitando a manifestar su enojo con su habitual acritud.

“Por culpa de este grandullón” prosiguió “vamos como sardinas en lata. Debería pasar delante” Luego, dirigiéndose a Luisa, añadió: “No hay derecho. Todavía quedan muchos kilómetros y yo no estoy dispuesta a ir así hasta que lleguemos a Aracena. No sé lo que piensas tú, pero tendríamos que hacer algo”.

Luisa no respondió nada. La situación se estaba poniendo violenta. De vez en cuando giraba la cabeza y contemplaba el asiento vacío. Decidí aguantar. El asfalto relucía. Había miríadas de puntos que lanzaban destellos.

Carmelina la emprendió de nuevo. “Por favor” musité, y eso fue suficiente para que se alterase todavía más.

“No te enfades” dijo Pedrote, y más le hubiese valido no haber terciado. La irritación de Carmelina subió de punto y empezó a insultarlo. Lo llamó repetidas veces huevón y calzonazos.

“No la tomes conmigo” replicó Pedrote sin darse por ofendido. Carmelina siguió despotricando. Aunque esta reacción no me sorprendía, nunca la había visto tan fuera de sí.

Sólo Luisa podía atajar ese ataque de cólera. Le pedí que interviniese, pero no respondió. Orienté el retrovisor y la vi rígida. Su ritmo respiratorio era imperceptible. Tenía tensos los músculos del cuello. Sus ojos claros estaban fijos en el asiento delantero derecho.

Las cunetas hervían de tinieblas y el terreno era cada vez más accidentado.

Luisa movió los labios. Empezaba a salir del trance en el que se había sumido. Carmelina se había callado, pero bastaba mirar su cara para percatarse de que seguía enrabietada. Pedrote, aprovechando este paréntesis de paz, se puso a dormitar.

Luisa se llevó una mano al pecho y parpadeó. Luego suspiró y se humedeció los labios con la lengua. Carmelina dio un codazo a Pedrote que, en su sopor, se había recostado sobre ella.

 

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »