Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘cuarto’

XXIV
Oh, la dulce tarea de forjar otros mundos.
El tiempo sin sentir
transcurría, volaba.

Yo no era melindroso
en cuanto a los lugares.

Mi reino era interior.
Por eso despreciaba,
en verdad ni siquiera
de ser considerada
merecedora era,
cualquier comodidad.
Una piedra, un saco me servían de asiento.

¿Qué importancia tenía esa trivialidad?
Un techo, una pared, el cielo, el horizonte,
corrales, sementeras.
De todos los lugares
en los que hemos estado en unión fraternal,
hay uno del que guardo un recuerdo especial.

Era un cuarto apartado,
en invierno sombrío, caluroso en verano,
al que me retiraba
como Santa Teresa, salvando las distancias,
cuando lo precisaba.

Ese cuarto apartado, tantas veces refugio,
culmen de mi sosiego, cifra de mi equilibrio,
es de todos, sin duda, mi rincón preferido.

 

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »

He aquí algunos fragmentos del largo poema Estanco , que constituye una desasosegante comprobación de quien fue al puerto de Lisboa a recibir al mago y ocultista Aleister Crowley.

No soy nada.
Nunca seré nada.
No puedo querer ser nada.
Esto aparte, tengo en mí todos los sueños del mundo.

Ventanas de mi cuarto
(…)
dais al misterio de una calle cruzada constantemente por gente,
a una calle inaccesible a todos los pensamientos,
real, imposiblemente real, verdadera, desconocidamente verdadera
(…)
Dejo la ventana, me siento en una silla. ¿En qué he de pensar?

¡Qué sé yo lo que seré, yo, que no sé lo que soy!
¿Ser lo que pienso? ¡Pienso ser tantas cosas!
Y tantos hay que piensan ser la misma cosa que no podrán serlo tantos.
¿Genios? En este momento
cien mil cerebros se conciben en sueños tan genios como yo,
y la historia no marcará, ¿quién sabe?, ni a uno solo,
ni quedará más que estiércol de tantas conquistas futuras.
(…)
¿En cuántas buhardillas y no-buhardillas del mundo
no habrá a estas horas genios-para-sí-mismos soñando?

Fernando Pessoa

Read Full Post »