Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Huelva’

I

La primera redacción de este libro data del curso 1983-84. La definitiva ha ido apareciendo en este blog entre enero de 2011 y septiembre de 2013.
Daba entonces clases en Huelva, en el instituto La Rábida, y había alquilado un apartamento en Mazagón. Trabajaba en el nocturno y tenía las mañanas libres, que dedicaba a escribir y a pasear por la playa.
El libro se llamaba “Testimonio”, pero cuando empecé a publicarlo en el blog, cambié ese título por “In illo tempore”, que era el de un cuento incorporado posteriormente.
Mi idea era sacar estos episodios como relatos independientes. Pero en vista de que tienen un hilo conductor que no es sólo la voz del narrador sino también los temas tratados, decidí mantener el plan original.
Aparte de las correcciones y abreviaciones, lo único nuevo es el título, que me parece más apropiado, pues hace alusión a aquel tiempo, a la época en que se sitúan estas historias, a los años 1972 y 1973.
Aquel lejano y productivo curso de Mazagón lo pasé trabajando por las tardes y escribiendo por las mañanas. Acabé la redacción del libro en mayo, que es el mes en que finalizo o interrumpo mis tareas literarias.
Con suerte, culmino mi proyecto. Si no es así, llega un punto de saturación, de embotamiento. Lo aconsejable es no insistir, dejarlo, para que los depósitos subterráneos tengan tiempo de llenarse de nuevo y la fuente pueda seguir manando.

II

Este libro, memorándum o periplo por una época en la que se fumaba en los autobuses, adopta por necesidad interna una forma fragmentaria y deslavazada.
Ese estilo es un reflejo de la crisis existencial del joven protagonista, cuya edad no consignada puede ser los diecisiete años, conflictivo momento durante el cual emerge y se perfila su vocación literaria plasmada en relatos que se entremezclan con apuntes de su propia vida.
El inicio del libro es onírico y su final dudoso, en el sentido de que se podría seguir añadiendo episodios. Se trata de una composición abierta, de un ejercicio de escritura sin desenlace.
Ni la crisis está resuelta ni la vocación ha cuajado completamente. Todo está todavía por asumir y definir. En ese limbo se encuentra el protagonista. En ese ámbito se desarrolla la acción del libro.
Como indicaba su primer título, esta crónica es un testimonio personal y social. Una recreación constituida por miradas, balances y apreciaciones. Por intentos de ordenar un material resistente a la fijación y a la categorización.
Tarea prometeica e insensata, condenada al fracaso o a la frustración en la mayoría de los casos, es querer apresar los elementos que conforman la vida en cualquiera de sus manifestaciones.
Esos elementos son irreductibles. Metafóricamente se puede dar cuenta de ellos. Mediante un abrazo creativo pueden ser revividos en el mundo paralelo de la literatura.
La literatura es una tentativa de ordenación y comprensión. El escritor es el arquitecto o el maestro albañil que, con esos componentes transmutados, se esfuerza en levantar el edificio intangible del libro.

 

 

 

 

 

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Read Full Post »

I
Viví en Huelva varios años, en el animado barrio de Isla Chica. Mi piso, en una tercera planta sin ascensor, estaba cerca del estadio de fútbol.
Huelva fue un refugio. No es que yo huyese de nada. En cualquier caso, en esa ciudad provinciana me sentía relajado y fuera del alcance de viejas historias.
Un día, dos amigos y yo fuimos a visitar una exposición histórica en el museo.
El ambiente primaveral, los jacarandos en flor y la placidez de esa hora invitaban a disfrutar del paseo en silencio.
A mi derecha iba Román, que tiene el raro don de saber escuchar. Sonriente y reservado, las preguntas personales lo incomodan. Pero tras sus buenas maneras se descubre a alguien decidido y disciplinado. Si tuviera que destacar un rasgo de su personalidad, señalaría la firmeza.

II
El encuentro se produjo a la altura del barrio de los Ingleses.
Ella esbozó una sonrisita que interpreté como: “¡Te pillé!”.
Venía de frente, acompañada de dos jóvenes a las que seguramente iba aleccionando, una a cada lado.
Qué podía estar haciendo María Rosa en Huelva.
Tras los saludos y presentaciones me entraron unas ganas locas de largarme.
No sabía de qué hablar ni qué actitud adoptar.
Como María Rosa disfruta con las situaciones difíciles, fue ella la que llevó la batuta.
Cuando me llegó el turno de intervenir, no desaproveché la ocasión de meter la pata.
Saqué a colación a su hermana, a la que había visto recientemente en Sevilla. A continuación recordé que las relaciones entre ellas eran tirantes.

III
¿Y qué hacía allí? Acabé preguntándole.
Sus dos amigas y ella iban al museo. El corazón me dio un vuelco.
“¿Al museo?” repetí estúpidamente.
En realidad quería decir que iban en dirección contraria. Mis dos amigos guardaron silencio también.
Durante un rato María Rosa nos informó de la interesante exposición histórica recién inaugurada, que era el motivo de su presencia en Huelva.
Luego vinieron las despedidas. Ellas siguieron su camino y nosotros el nuestro.

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported

Read Full Post »

Alájar (II)


Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Read Full Post »