Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘plenitud’

[Vivir podría]

Vivir podría
En vuestra compañía
Flores blancas, moradas, amarillas
Viendo cómo trepan las campanillas
Por las viejas piedras ennegrecidas

Vivir podría
En esta lejanía
En la eterna grandeza de este día
Apartado de tantas fruslerías
Que enajenan el alma y la marchitan

Vivir podría
Teniendo como guías
A los mochuelos y a las avefrías
En charla afable con las margaritas
Con los cantuesos, con las velloritas

Profundizando
Sin prisa, a pasos lentos
La desnudez de esta hora inmarcesible
La plenitud de la noche estrellada
Los largos estíos, las invernadas

Vivir podría
En esta serranía
Caminando sin brújula, al azar
En el gozo sin trabas ni recelos
Que conduce de la tierra a los cielos

 

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »

24 de octubre de 2014 036 (2)I

Después nos íbamos a los jardines. El pintoresco grupo de paisanos se encaminaba sin prisa, gastándose bromas, a ese céntrico parque de altísimos plátanos y pinos. Allí nos sentábamos en un banco y hablábamos de lo humano y lo divino, de nuestros proyectos para el fin de semana y de los más lejanos, de lo que haríamos en la vida. Pero sobre todo nos divertíamos con las ocurrencias de unos y otros, en un olvido total de nuestras obligaciones hasta que llegaba el momento de regresar a la academia o al instituto. Lo cual no siempre pasaba. Algunos sucumbían a la tentación y se tomaban la tarde libre. Pero esos eran los resabiados, los que, a pesar de su juventud, ya estaban de vuelta sin haber ido a ningún sitio.

No éramos muchos, a lo sumo cinco, entre los que se contaban un tunante que era uno de nuestros puntos de referencia, un alma de cántaro al que todo el mundo guardaba el aire porque era de buena familia, un muchachito enclenque, que era uña y carne del tunante, un grandullón que festejaba las gracias con risas y palmadas, un aspirante a escritor y algunos más que no eran fijos.

Andábamos unos pocos metros y nos parábamos. La inconsciencia nos protegía y propiciaba nuestra felicidad. Puede que los monstruos ya estuviesen al acecho e incluso hubiesen hecho acto de presencia. Puede que más de uno viviese o hubiese vivido ya sombrías historias familiares. La plenitud de ese momento nada la empañaba. Esa burbuja, fatalmente, explotaría tarde o temprano. A cada cerdo le llega su San Martín, decía un tío del aspirante a escritor con la malevolencia que lo caracterizaba.

Con un poco de suerte, si uno ha resistido los vaivenes de la vida, incluso llega la hora de los balances y de las conclusiones, provisionales unos y otras, pues mientras acá estamos, mientras la rueda sigue girando, más vale no ponerse solemne ni pontificar como un doctor de la iglesia o como cualquier mameluco.

¿Qué mejor lugar para inventariar pérdidas y ganancias, logros y fracasos, avances y retrocesos que uno de los bancos de hierro de esos jardines de romántico sabor? ¿O dando un agradable paseo por sus sombreadas avenidas? Seguramente en ese hermoso enclave hallaremos también respuestas a algunas interrogantes, tal vez algunas incógnitas se despejen mientras contemplamos sus estanques y sus pérgolas.

 

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »