Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘la Creación’

320.-En las religiones y en los mitos el mal se asimila al caos primigenio, a la materia amorfa y oscura, sin dirección ni proyecto, lo que recuerda la teoría de los gnósticos y la de Plotino. El mal es el sustrato de la Creación, que es la que informa al caos. Sobre esta base se eleva el edificio de la civilización que, en comparación con sus cimientos, no sólo es de reciente construcción sino que adolece de una precariedad preocupante.

La civilización reposa sobre el caos del que no se ha alejado lo suficiente para cantar victoria. Es dudoso, por lo demás, que pueda realizar la hazaña de su consolidación, puesto que, en tanto que base, no podemos prescindir de la materia amorfa y oscura. Así que, lo queramos o no, seguiremos expuestos a su contaminación, a ser absorbidos por ella y regresar a la vorágine primordial.

Según Plotino, lo que nos salva es el espíritu que no pertenece a la esfera de la materia. A través de él podemos escapar del mal.

Cicerón, como buen romano, tenía una visión práctica de este asunto. El origen del mal está en las pasiones humanas que son las que nos incitan a cometer toda clase de desmanes. El afán de satisfacerlas nos convierte en fieras que no retroceden ante nada.

Schelling buscó las raíces del mal en el ámbito inteligible del hombre, pero este filósofo idealista y romántico, en definitiva, negaba el mal. Las acciones humanas son más o menos positivas, es decir, más o menos buenas. Establece una gradación en la que el cero sería la ausencia de bondad. Ese cero, por debajo del cual no hay nada, es el piso en el que se apoya la escalera por la que hay que ascender. Las acciones difieren, pues, por su nivel de virtud. Hablando con propiedad, el mal no existe. Sólo es imperfección.

Para Nietzsche, otro pensador de gran predicamento, el bien y el mal son conceptos relativos que hay poner en relación con los seres humanos concretos y el “pathos” de cada uno. Lo que es un mal para los débiles puede ser un bien para los fuertes. Es un asunto que depende de la constitución, las inclinaciones y las necesidades. Esta funcionalidad justifica la transgresión de las normas morales y legales que han sido creadas para proteger a los incapaces de asumir su vitalidad y a los que la tienen mermada. El hombre carente de prejuicios se sitúa más allá del bien y del mal, en el olimpo de los dioses.

Santo Tomás de Aquino, para no cuestionar la bondad y la omnipotencia divinas, opta por negar la existencia del mal, del que Dios no puede ser su autor, ni tampoco puede tolerarlo. Las criaturas, que son su obra, no pueden adolecer de un fallo tan flagrante como la perversidad. Para eximir a Dios de toda responsabilidad en este desaguisado, santo Tomás no parte de la experiencia, que lo pondría entre la espada y la pared, sino de un análisis teórico. Él identifica ser y bien. El mal es un nivel más bajo, una distancia mayor de la realización total. En el continuum del ser ocupamos diferentes puestos, pero todos estamos en esa calzada que conduce a Dios.

Como para san Agustín el mal es privación de bien, para santo Tomas el mal es carencia de ser. En ambos casos se produce una corrupción de la naturaleza humana que dificulta o impide aproximarse a ese ideal.

La existencia del mal es un dato que suministra la experiencia. Quienes lo niegan a pesar de todo y se inhiben de una u otra forma, esperan que otros hagan el inevitable trabajo de encarar esa realidad y ponerle coto. O bien, cuando la confrontación se produzca, están dispuestos a convertirse en víctimas sacrificiales sin oponer resistencia, como mansos corderos.

Read Full Post »

147.-“Crimen y castigo” versus “Match Point”. ¿Qué tiene que ver la novela de Dostoievski con la película de Allen en la que todo depende de qué lado de la red caiga la pelota?

La admiración que suscitó esta cinta es uno de los grandes misterios de la posmodernidad. Ya hay que tener ganas de coger el rábano por las hojas para establecer una relación o paralelismo entre ambas creaciones. Aparte del asesinato de dos mujeres (una de ellas porque pasaba por allí en ese momento), cualquier semejanza es un acto de forzamiento.

El drama ruso, en el que su protagonista no descansa hasta dar con sus huesos en Siberia, se parece al británico (la película fue rodada y producida en el Reino Unido) como un huevo a una castaña.

Raskolnikov, al que uno se imagina con la barbita bicorne del estudiante que ilustra la portada de la novela en Alianza Editorial, no es ni siquiera el primo lejano de Chris Wilton, el profesor de tenis con una nebulosa o ausente conciencia del mal.

148.-Los personajes masculinos de la literatura rusa pasan una buena parte de su vida tumbados en un sofá.

149.-No hay que arrepentirse de haber leído libros o visto películas que no valen la pena. El tiempo lo perdemos de muchas formas. Pero sí es lamentable ver películas o leer libros ponzoñosos, cuyo objetivo es resecar la vida y derogar la esperanza. En realidad esas producciones no muestran la vaciedad y el sinsentido del mundo sino los de su autor.

150.-Para los gnósticos la materia no es el peldaño más bajo de una escala gigantesca que conduce al empíreo. Para ellos la materia es la sede del mal. Si a este dato sumamos la imperfección del mundo, la conclusión subsiguiente es que sobre esa base no se puede construir nada. Ellos afirman que la materia y el mundo sólo pueden ser obra de un malvado demiurgo.

151.- La conciencia nació cuando los primeros organismos vivos empezaron a distinguir la luz de la oscuridad. Al principio fue sólo una percepción difusa que poco a poco se fue precisando. Un conjunto de células fue sensible a las radiaciones luminosas y empezó a diferenciar el día de la noche. Ahí está el origen del ojo, ese órgano de una prodigiosa complejidad.

La luz que favorecía la vida era buena. La oscuridad que exponía al peligro era mala. Esta distinción básica es el fundamento de la moral.

152.-Cinco niñas cogidas por la cintura, en la playa, mirando embelesadas el mar al atardecer. Ahí es cuando el Universo toma conciencia de sí mismo a través del ser humano. Esa contemplación gozosa es el objetivo y la justificación de la Creación.

 

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »

134.-Muy seriamente, en lugar de “alta marroquinería”, la señora dijo: “alta mariconería”.

A uno le preguntaron si sabía lo que era el caviar. A lo que respondió con aplomo: “Pues claro, huevas de centurión”.

135.- Hay temas con una probada eficacia para tener en vilo a la población. Por ejemplo, la lluvia. Si llueve porque llueve. Si no llueve porque no llueve. Cualquiera de las dos posibilidades es válida para dar la matraca.

136.- Escuchado en la calle: “Yo no soy rencoroso ni vengativo, pero ni perdono ni olvido”.

Quien en tal oxímoron incurre es probable que haga, corregido y aumentado, aquello de lo que acusa a los demás, y que cometa los pecados que fustiga añadiendo otros de su propia cosecha.

137.-Escuchado en la calle: “Eso es un problema de dificultades”.

138.-La infatuación aliada a la iconoclastia es dinamita. La hipocresía aliada a la contumacia es estupidez supina. El resultado es el apocalipsis.

139.-El silencio no es forzosamente signo de inteligencia. Se puede ser callado y tonto. La verborrea no admite dudas. Sólo un necio habla sin parar.

140.-Dijo: “No estoy dispuesto a aguantar mucho”. Alguien replicó: “No deberías vivir tanto en tu mundo” “¿No vive cada cual en el suyo?” “Pero tú corres el riesgo de perder el sentido de la realidad” “Precisamente para no perderlo no estoy dispuesto a aguantar mucho”.

141.-La palabra no es cambio sino conversión. Los cambios son falaces. Las conversiones arduas, tal vez imposibles sin una intervención sobrenatural, pero las únicas que, cuando se producen, suponen una regeneración total.

142.-Ser consciente de los actos. Fijar la atención. En caso de desequilibrio volver cuanto antes al centro.

143.-La palabra clave es “lección”. Para que aprendas.

144.-Vivir es hacer frente al tiempo aun sabiendo que acabaremos siendo derrotados.

145.-No pidas a los demás lo que tú no eres capaz de dar.

146.-“¿Repetirías?” me pregunta Emma. “No, por favor” “Y sin embargo tú eres un profundo admirador de la belleza de la Creación” “Que es inconmensurable. Pero una vez es más que suficiente”.

 

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Read Full Post »