Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Zacharías’

10

Cuando se dirigía a su habitación, Edu tuvo otro encuentro con el Encapuchado.

En una esquina vio una sombra al acecho. Siguió caminando, tal vez más despacio, como si no hubiese descubierto al intruso.

Decidió pasar a su lado mirando hacia adelante, como si no hubiese nadie.

El Encapuchado, en actitud desafiante, se colocó en medio. Edu no tuvo más remedio que detenerse.

No cruzaron palabras, pero el muchacho entendió el mensaje. Esa criatura achaparrada se erguía ante él como una Esfinge devoradora de incautos viajeros. Ese sería su destino si no descifraba el enigma que representaba.

Durante esos minutos eternos que le produjeron el efecto de la ebriedad, Edu no sólo supo que debía desvelar ese misterio, sino que las explicaciones, como las capuchas, se multiplicarían.

Ese engendro, se dijo, era el personaje de una historia que debía reconstruir, aunque no tenía idea de cómo proceder.

En el desayuno Edu sacó a colación este tema. Habló de una historia sin contornos, sin argumento, una historia nebulosa que exigiría numerosas tentativas.

Antes de que Hemón pudiera replicar nada, ocurrió un incidente que distrajo a ambos amigos.

Al desdoblar su servilleta, un papelito cayó en el plato de Mako, que estaba sentado frente a ellos.

El muchacho de cabeza en forma de pera lo cogió presuroso, lo estrujó e hizo un gesto de pesar.

Por la tarde los aprendices fueron convocados en el patio. Zacharías, el Maestro Zapatero, les pidió que se descalzasen y anduviesen hasta que él tocase la campana.

El cielo empezó a descargar, pero Zacharías permaneció inmutable en su tarea de vigilancia.

Era de noche cuando dio la señal de regresar. Bajo la lluvia, a oscuras, el viejo Maestro los arengó y los citó en ese mismo lugar, desde donde partirían al día siguiente para cruzar el bosque de los Frambuesos.

Read Full Post »

8

Los siete Maestros se reunieron en la Biblioteca para hablar sobre lo ocurrido en el Taller de Calderería. Sólo el Maestro Zapatero, el de más edad, recordaba algo parecido.

Cuando ingresó en el castillo de Haitink, uno de sus compañeros sufrió el mismo percance. Zacharías explicó que el aspirante fue expulsado. Su permanencia implicaba un riesgo seguro de desestabilización.

Sentados a la larga mesa situada entre uno de los testeros y las estanterías, los Maestros rebulleron en sus sillas. Mortimer se mantuvo impasible.

“Aquellos eran otros tiempos. A nosotros nos corresponde sopesar el caso de Roque y tomar una decisión” dijo.

El Maestro Calderero tomó la palabra: “Los aprendices deben superar siete pruebas. Hay que esperar a conocer los resultados de las cuatro primeras para imponer una sanción”.

Le replicaron que el asunto era grave. Incluso cuestionaron su imparcialidad, ya que el incidente había tenido lugar en su taller durante la prueba que él organizaba.

Zacharías, que era el responsable de la siguiente, exigió que Roque abandonara el castillo.

El Maestro Zapatero, en el papel de fiscal, y el Maestro Calderero, en el de defensor, polarizaron el debate.

Tras escucharlos, el Gran Maestro expuso: “El veredicto de las aguas abisales ha sido categórico. Ese muchacho está contaminado.

“Todos lo están, pero en mucho menor grado, por supuesto. Si Gregor no hubiese intervenido, se habría producido un desastre.

“Tuvo que volcar el caldero para que las aguas soltaran a su presa. A nadie se le escapa la gravedad de este hecho.

“Las razones aducidas por Gregor son dignas de consideración. Si ese joven poseído por el mal vuelve a su isla, sembrará el dolor.

“La cuestión es si debemos dar a Roque otra oportunidad. Que cada cual en conciencia emita su voto”.

La consulta se hizo a mano alzada. Cuatro Maestros votaron a favor y tres en contra.

Roque, a quien quedaban todavía tiznones en el cuerpo, no fue expulsado.

Read Full Post »