Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Mis libros’ Category

El bosque silencioso

Pequeños poemas

 

Antonio Pavón Leal

Noviembre 2013

 

 

Recopilación de veinticinco poemas de tres o cuatro versos heptasílabos en su mayoría, aparecidos en este blog entre diciembre de 2010 y mayo de 2013.
Ni su estructura métrica ni su espíritu responden a los de un haiku, con el que comparte su amor y respeto a la naturaleza, la cual se erige en fuente de inspiración y referente existencial.
Estos pequeños poemas no pretenden ser esa fulguración o relámpago estético que ilumina la mente y propicia la aprehensión de la realidad en estado puro.
Estos pequeños poemas no son más que reflexiones o apuntes sobre el devenir humano al hilo de los días.

 

 

Libro en formato PDF: El bosque silencioso – Pequeños poemas

Correo de contacto: pavonleal@hotmail.com

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported

Read Full Post »

IN ILLO TEMPORE

 

 

30 de mayo de 2011 204

 

Antonio Pavón Leal

Octubre 2013

 

 

 

Libro en formato PDF: In illo tempore

Correo de contacto: apavlea@gmail.com

 

Nota.-El libro ha sido revisado una vez más para su publicación en formato PDF, por lo que esta versión no coincide completamente con la del blog. Con vistas a deslastrar y a mejorar el texto, se han eliminado frases y palabras innecesarias, sobre todo adjetivos, y se ha tratado de optimizar la expresión de algunos pasajes.

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported. (más…)

Read Full Post »

EL BOSQUE SILENCIOSO

CUENTOS

I

Antonio Pavón Leal

Febrero 2013

 

Recopilación de veinticinco cuentos cortos aparecidos en este blog entre diciembre de 2010 y enero de 2013.
De temática variada, algunos son una recreación de personajes conocidos (“El vampiro”, “La bruja”, “El poeta”…) y otros son apuntes de la vida cotidiana (“El memorándum”, “Dumping”, “La explicación”…).
En estas narraciones, en las que conviven el elemento fantástico y la descripción de la realidad, queda de manifiesto la vigencia de los arquetipos que afloran en cuanto uno se plantea el hecho de la creación literaria, reclamando ser tratados y expuestos de nuevo.

 

Libro en formato PDF:El bosque silencioso – Cuentos (I)

Correo de contacto: pavonleal@hotmail.com
 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Read Full Post »

EL BOSQUE SILENCIOSO

POEMAS

I

 

 

Antonio Pavón Leal

Mayo 2012

 

Si deseas recibir esta recopilación de veinte poemas aparecidos en este blog entre diciembre de 2010 y abril de 2012, en formato PDF, y/o los archivos sonoros, deja en Comentarios la dirección de correo electrónico a la que quieres que te haga el envío, o bien escríbeme a esta dirección: pavonleal@hotmail.com

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Read Full Post »


A finales de octubre de 2005 fallece doña Rafaela Mendoza. Su hijo, Anastasio Larrea, recibe las condolencias de su tío Marcelo, que reaparece tras años de ausencia, de las amigas de su madre, con las que tenía por costumbre reunirse a tomar el té antes de que la enfermedad la postrase, de sus propios amigos y de todos los que acuden a la casa mortuoria, incluido algún inesperado visitante.
Larrea, que regresó a Las Hilandarias tras su divorcio, rememora durante el velatorio una epifanía acontecida el año antes de que hiciera la Primera Comunión. Ese mismo día quedó marcado también por haber sido atropellado por un caballo en una estampida provocada.
Ese trance, al cabo del tiempo, mantiene incólumes su fuerza y su misterio. Pero ahora Larrea ha decidido asumirlo.
Las fascinaciones que encubren gravosas servidumbres, las tempranas experiencias que troquelan la vida, constituyen los mimbres de esta narración, cuyo tema de fondo es el mal.
Su presencia en el mundo, el precio que se paga por estar bajo su férula, las armas para combatirlo y el coraje para empuñarlas.

La novela empieza así:

Los dos empleados de la funeraria habían acabado su trabajo. La capilla ardiente quedó instalada en la misma habitación de la planta baja que habilitaron como dormitorio cuando las fuerzas abandonaron a doña Rafaela, y no pudo subir y bajar la escalera.
No hizo falta mover la cama, en una esquina, cerca de la ventana que daba a la galería. El ataúd, sobre un túmulo cubierto por un paño fúnebre, estaba situado en el centro; en la cabecera había un crucifijo, flanqueado de dos cirios encendidos.
De pie, contemplando el cadáver que tenía entre las manos un rosario, se hallaban, en primer término, Anastasio Larrea y Ramona. Más alejados, algunos vecinos y Silvia, la asistenta.
Durante los tres últimos meses, la enfermedad había afilado los rasgos de la señora Mendoza, que había adelgazado veinte kilos. Los dolores habían sido mantenidos a raya con la ayuda de la morfina, cuyas dosis fueron en aumento conforme fue necesario.
Gracias a ese medicamento, al que llamaba “el jugo de la amapola”, doña Rafaela no sufrió mucho. De todas formas, ella no había sido nunca una persona quejicosa. Los padecimientos, de cualquier índole, había sabido sobrellevarlos con dignidad.
Ni siquiera cuando la sometieron a la radioterapia y la quimioterapia, que tan desmejorada la dejaron, la oyeron lamentarse. No perdió tampoco el sentido del humor en ese trance, ni más tarde, cuando sospechaba que tenía los días contados.
Sus allegados la miraban ahora pálida y tranquila, entregada definitivamente a Morfeo, el esquivo dios que sólo acudía cuando le administraban el bendito fármaco.
Anastasio dio media vuelta y se dirigió al patio, adonde lo siguió Ramona que se persignó antes de retirarse. La chacha, que siempre había ocupado en la casa un lugar especial, quería preguntar al hijo de la difunta un par de cosas.

Esta novela se publicó en SEYCE Ediciones en 2010
http://www.editorialseyce.3a2.com/

Página de Facebook
http://www.facebook.com/profile.php?ref=profile&id=1529593890#!/pages/Del-color-del-fuego/115658905159452?sk=info

Read Full Post »

La Colonia Memento


Berta, una oruga de las Perladas, se enamora de Asmodeo, un lagarto demagogo y pinturero.
Ese amor imposible, que se convertirá en la comidilla de la Colonia Memento, sólo le traerá disgustos y, por último, la abocará al ostracismo.
Pero en la Colonia no faltan las preocupaciones, hasta el punto de que las orugas se verán obligadas a elegir un rey para hacer frente, entre otros, al problema de las desaparecidas.
La historia se divide en cuatro libros: La Colonia Memento, El cenotafio de las desaparecidas, La coronación del Rey y La última procesión.

La novela empieza así:

Las orugas, como correspondía a su estado natural, estaban de buen humor. No es que fueran unas santas, ni se entendieran entre ellas a las mil maravillas. De hecho, había celos y rivalidades. No faltaban tampoco los chismorreos ni las zancadillas. Con todo y con eso, las orugas gozaban de un excelente estado de ánimo, que tendía a mejorar notablemente incluso con los acontecimientos más nimios.
Pero éste no era el caso, porque el hecho de que la Luna hubiese entrado en cuarto creciente no podía calificarse de tal, a pesar de tratarse de un fenómeno cíclico y, por tanto, conocido y esperado.
Cabía calificarlo, más bien, como un acontecimiento contradictorio. Por un lado, las orugas se alegraban; por otro, como no salían nunca de noche, podría afirmarse que el disfrute de esa novedad era meramente intelectual. Para ponerse más contentas les bastaba con saber que la Luna se estaba llenando.
Esto tiene su explicación. Las orugas son amantes de la luz, que es, para su subsistencia, tan necesaria como un puñado de hojas frescas. De la luz solar, se entiende.
Pero la claridad lunar, aunque les produce regocijo por la sencilla razón de que es mil veces preferible a la oscuridad, les resulta inquietante. Hay muchas orugas a las que esa pálida luminosidad les parece inauténtica y la comparan con un sudario que recubre, mermándola y trastocándola, la belleza de los campos.

Esta novela se publicó en Libros En Red en 2009
http://www.librosenred.com/libros/lacoloniamemento.html

Read Full Post »

Exitus

Cinco amigos y un perro hacen una marcha a pie por la sierra. Van a Frade, el pueblo donde uno de ellos pasó la infancia. Esta excursión marca el final de sus estudios y el inicio de una nueva etapa. Por el camino hablan y sueñan. Recitan poemas y cuentan historias. Y también conocen a Valerio el sillero, a Plácida, la tata de los ojos color de miel, a Graciano, el sacristán de Frade, y a Tito, el ex alcohólico que regenta una taberna.
Diez años más tarde, sobre el telón de fondo de la imparable ascensión de los Nuevos Amos (NNAA), los cinco amigos y el perro se reúnen para celebrar la recién adquirida condición de diputado de Acevedo. Y para aclarar quién provocó el accidente que pudo costarle la vida a otro de los excursionistas. Esta vez es, sobre todo, el diputado electo quien habla, y lo hace de la Cofradía de la Santa Sopa, del Seminario de Actualización Política (SAP) y de las veladas del Tararí.

Exitus es una novela sobre las pequeñas y las grandes infamias. Sobre el poder sanador de la belleza y la fealdad paralizante del poder.

La novela empieza así:

7.45 horas
Faltaba poco para que amaneciese. Pero todavía la oscuridad era total. Las farolas de la calle se habían apagado y a través de la puerta del balcón no se filtraba ni una gota de luz. Brioso rebulló en la cama sin poner especial cuidado en no molestar a su cónyuge, que dormía plácidamente.
Se dio una vuelta y otra. Adela, sumida en un profundo sueño, lanzaba discretos silbidos. Brioso, aunque no tenía nada que hacer, decidió no esperar más y levantarse. Apartó, pues, la sábana y la manta y se sentó en el borde de la cama, donde permaneció unos minutos rascándose la cabeza y cavilando. Porque él era un hombre reflexivo a su manera. Bien es verdad que después nunca se acordaba de en qué había estado pensando. Se encogía entonces de hombros y mascullaba: “No sería muy importante”, pasando sin solución de continuidad a hilvanar nuevos pensamientos que serían devorados por el olvido con pareja premura.
Ramón Brioso se apuraba por pocas cosas. Para que un asunto lo hiciera reaccionar, tenía que tocarle de lleno y, aun así, como el cielo lo había dotado con una gracia especial para torear los problemas, lo más probable era que acabase escurriendo el bulto.
Se puso en pie, con paso vacilante se dirigió al balcón y entreabrió el postigo. Las Hilandarias, al igual que su mujer, dormía aún. A pesar de que no había nada que contemplar, se quedó donde estaba, mirando a través del cristal. Como esperando que despuntase la aurora.

Esta novela se publicó en Libros En Red en 2007
http://www.librosenred.com/libros/exitus.html

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »