Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘El niño zangolotino’ Category

                            XVIII
Había algo que no encajaba en ese grupo de niños sentados en corro. Uno de ellos, con una correa en la mano, daba vueltas por fuera del círculo entonando una canción monótona. De vez en cuando hacía amago de depositar la correa a espaldas de uno de los participantes, los cuales pasaban las manos por detrás para comprobar si habían sido elegidos, y librarse de las nefastas consecuencias si no se habían percatado.
Este detalle constituía el núcleo del juego haciendo que se trastocasen los papeles. El que giraba, si no ponía cuidado, corría el riesgo de pasar de verdugo a víctima.
Acompañándose de la misma letanía y vigilando el comportamiento de sus compañeros, a los que estaba prohibido cualquier movimiento que no fuese el de los brazos con el fin señalado, el dueño de la correa esperaba el momento adecuado de desprenderse de ella.
El que daba vueltas aceleró y se detuvo detrás del chaval cuyo cuerpo sobresalía más a pesar de estar más agachado que ninguno. Cogiendo la correa que había dejado detrás a una considerable distancia, y al grito de “¡levanta!”, empezó a zurrarle.
El zangolotino, que había tanteado el terreno a sus espaldas hacía escasos segundos, no comprendía por qué sus dedos no habían tropezado con la tira de cuero. Como no era el momento de ponerse a pensar, se puso en pie y echó a correr, seguido del otro que le arreaba sañudos azotes. Así recorrieron el círculo humano hasta llegar al punto de partida, sentándose apresuradamente el zangolotino en su sitio, con lo que puso fin a la paliza.
Le picaban las posaderas, los muslos y la espalda, pero no hizo ningún comentario. Ni siquiera se rascó. Más grande que la comezón era su miedo a ser conceptuado de blandengue.
Tenía razones para protestar, no siendo la menor, como todos habían sido testigos, el encarnizamiento de que había sido objeto.
No obstante, prefirió callar y, cuando sus compañeros le preguntaron si estaba dolorido, respondió alardeando de lo contrario.

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Read Full Post »

                              XVII
Un vozarrón espantoso, más propio de un tenor en decadencia que de un chaval, provocó la hilaridad de los presentes que se pusieron a imitarlo y a hacer payasadas.
Desfigurando la cara, gesticulando grotescamente, como si eso fuera condición indispensable para emitir sonidos engolados, los chiquillos lo rodearon y le castigaron los oídos con las frases más descabelladas y surrealistas.
El zangolotino no sabía si reír o permanecer serio. Cuando habló, no pretendió en modo alguno sorprender a sus compañeros con esa voz aguardentosa. A decir verdad, estaba tan asombrado como los demás.
Uno de los niños empezó a andar como un autómata. Tuvo un éxito inmediato. Todos pusieron rígidos brazos y piernas, y extraviaron la mirada describiendo círculos de los que él era el centro.
En lugar de enfurruñarse por servir de chacota, estiró las extremidades y se convirtió en otro muñeco mecánico.
Como esos engendros poseían el don de la palabra ahuecada, el zangolotino, esta vez con plena conciencia del alboroto que se organizaría, se puso a parlotear.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Read Full Post »

                              XVI
Él no podía prever el giro que iban a tomar los acontecimientos. Aunque se hubiese tratado de una persona intuitiva, capaz de interpretar correctamente actitudes y reacciones aparentemente gratuitas, no habría solucionado nada.
Tenía sus propios recursos, por lo demás bastante limitados. Todos los puso en juego. No se guardó ninguna carta. Su nobleza innata no le permitía andar con malicia ni trampear.
Hubo de pasar mucho tiempo antes de que llegase a estas conclusiones que lo reconciliaban consigo mismo. Le había sido necesario vaciar muchos vasos de vino, recorrer infinitas veces las calles del pueblo, rumiar largamente los lances que se sucedieron a partir de esa noche en que, con intensidad inusitada, experimentó un sentimiento tan inexpresable que, para aprehenderlo, se veía obligado a utilizar símiles y perífrasis, de entre los primeros pareciéndole el más adecuado el de un segundo parto en que de nuevo era expulsado al mundo.
Frente a la botella de blanco, mientras observa a los parroquianos acodados en el mostrador, a los que están sentados, a los que entran y salen de la bodega, trata de reconstruir una vez más, con los ojos entrecerrados, la metamorfosis sufrida, obra de un malvado genio envidioso de su felicidad.

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Read Full Post »

                               XV
Había anochecido. A medida que transcurría el tiempo, el zangolotino iba perdiendo la confianza en los otros. Con seguridad habría sufrido un ataque de nervios, de hecho empezaba a faltarle el aliento, si no llega a ser por la intervención de dos hombres que regresaban a sus casas.
Cuando los adultos aparecieron, prevalecía la opinión de que había que ir a buscar a un herrero para que, con el utensilio adecuado, doblase o cortase el barrote. A nadie se le escapaba, empero, las dificultades de esa propuesta.
Los hombres se acercaron e identificaron al niño atrapado moviendo la cabeza en señal de desaprobación. Después de asustar a la concurrencia, que ya lo estaba, con dar parte a la guardia civil, al alcalde e incluso al juez de paz, y soltar un sermón condenando ciertos juegos que podían desembocar, y ahí tenían la prueba, en desgracias personales, pusieron manos a la obra.
Uno de los adultos aseguró que si había entrado, tenía que salir.
Primero estudiaron con detenimiento la situación e intercambiaron impresiones. Luego empezaron a manipular al imprudente recurriendo a la maña más que a la fuerza, pues no se trataba de desmembrarlo sino de liberarlo.
El otro adulto, que había escuchado un retazo de la discusión de los chiquillos, comentó con sorna que harían bien en ir a buscar una sierra, un serrucho o una segueta. Necesitarían cualquiera de esas herramientas no para cortar el hierro sino las orejas de ese mocoso, las cuales eran el obstáculo para que saliese la cabeza, como el vientre lo era para que entrase todo el cuerpo.
Los compadres, colocados al lado del niño, con la punta de los dedos, pegaron las orejas encarnadas y calientes al cráneo. Luego uno de ellos apoyó su mano libre en la coronilla y empujó suavemente.
Aplausos y gritos de júbilo rubricaron el éxito del rescate todavía incompleto. Pero lo más difícil ya estaba hecho.

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Read Full Post »

                                XIV
En primer lugar pasó la pierna derecha por encima del hierro transversal que, circunvalando la columna, recorría toda la verja. Espernancado como estaba, tuvo ocasión de verificar un detalle que, si no hubiese sido por su obnubilación, lo habría hecho desistir: su vientre protuberante encajaba a duras penas en la estrecha abertura.
El niño giró la cabeza y la puso en paralelo con la columna y el barrote. Luego la acercó lentamente ajustándola por ambos lados. Su respiración era entrecortada y estaba sudando. Con los dientes apretados, se dispuso a hacer el esfuerzo definitivo.
Una gran aclamación le confirmó que lo había conseguido. Tragó saliva y abrió los ojos que involuntariamente había cerrado. La cabeza estaba dentro. Ayudándose con las manos trató de pasar el resto del cuerpo, pero estaba encajonado de tal forma que tuvo que desistir.
Varios niños reaccionaron y se pusieron a tirar de él. Pero, con su mejor voluntad, sólo lograron arrancar quejidos y protestas a la víctima.
Dos chavales se colaron con una facilidad asombrosa. Ellos desde dentro y otros desde fuera se aplicaron a la tarea de devolver la libertad al pobre incauto, cuya cabeza había entrado pero que ahora no salía.
Los niños empezaron a intranquilizarse al comprobar que, ni siquiera sumando sus fuerzas, eran capaces de sacar del atolladero al zangolotino que se había puesto de todos los colores, y que, conteniendo las ganas de llorar, escuchaba la discusión sobre posibles soluciones en que se habían enzarzado sus compañeros, la cual llevaba trazas de eternizarse.
Algunos, a la chita callando, escurrieron el bulto atemorizados por el feo cariz que estaba tomando ese asunto.

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Read Full Post »

                               XIII
Entretanto había llegado a las gradas del ayuntamiento. A su derecha se erguía la torre del reloj rematada por una veleta. Frente a él se alienaban los tres arcos del pórtico enrejado por entre cuyos barrotes retorcidos los chavales se colaban introduciendo primero la cabeza y girando luego los hombros hasta situarlos en paralelo con la columna de mármol y el hierro. Ayudándose con manos y piernas pasaban al interior por el placer de la transgresión, y con el fin de establecer una línea divisoria entre los que eran capaces de realizar tal proeza y los que renunciaban a intentarlo ante el temor de quedar atrapados en ese cepo.
El hijo del zapatero remendón, un niño de cabeza pequeña y rapada, con cara de roedor, había alcanzado tal destreza en este arte que igual se deslizaba por el lugar habitual, que era el más adecuado por ser ligeramente más ancho, que por cualquier otro. Se trataba, desde luego, de un caso excepcional de agilidad y delgadez que suscitaba el pasmo de toda la pandilla.
Podía descoyuntar y contorsionar el cuerpo como un consumado yogui o, siendo más ajustada a la realidad esta comparación, como un fenómeno circense. Entre las posturas inauditas que podía adoptar se contaba la de lanzar la cabeza hacia atrás y, describiendo un círculo prodigioso, hacerla pasar por entre las piernas.
Si a este don natural añadimos su sangre fría e incluso un prurito profesional o una complacencia que lo incitaba a superarse cada día más, el hijo del zapatero constituía no un modelo a imitar sino a admirar.
Pero esta sabiduría no la adquirió el zangolotino en los libros, ni tampoco mediante conclusiones obtenidas por la vía deductiva o inductiva, sino a costa de sufrir las consecuencias de sus propias limitaciones.
Ante la fachada del ayuntamiento, donde la luna dibujaba intensos claroscuros, en cuyo centro sobresalía el pitón solitario del asta de la bandera, el niño recordó con un escalofrío aquella vez en que también él lo intentó, haciendo caso omiso de las voces que se oponían alegando el volumen de su persona y, por tanto, el riesgo de quedar apresado.
A renglón seguido, esos compañeros juiciosos cambiaron de opinión y se sumaron a quienes no sólo lo animaban a probar suerte, sino que hacían apuestas sobre el resultado. El niño, al que la incitación de los demás volvió temerario, con gran regocijo, se convirtió en la estrella del grupo.
Dos bandos se formaron. Los que pensaban que poniendo empeño lo lograría, y los que opinaban que la tentativa estaba condenada al fracaso.
La felicidad del zangolotino aumentaba en proporción directa a la algarabía de la que él era la causa directa.
Rojo de emoción, levemente tembloroso, se situó ante la verja. Los gritos y los palmoteos de sus compañeros tenían efectos semejantes a los de la embriaguez.
Saludó levantando los brazos en alto. Una ovación acogió este gesto teatral. Luego se hizo el silencio.

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Read Full Post »

                                XII
Cogió un canto de pan que roció con aceite y espolvoreó con sal, y salió a escape. Se dirigió a la plaza del mercado que estaba tan solitaria como las calles recorridas. Se detuvo en uno de sus ángulos y escrutó todos los rincones.
A lo mejor se habían escondido tras los bancos de espaldares de hierro para darle un susto. Esta idea lo hizo sonreír.
Se puso a andar despacio hasta alcanzar el centro de la plaza, lanzando miradas de soslayo. Cuando llegó, dejó de masticar y aguzó el oído. Salvo el rumor procedente de una taberna, todo era silencio.
Engulló el último bocado de pan y, todavía esperanzado, se acercó a un banco distante y en penumbra, sobre el cual subió de un salto al tiempo que emitía una complaciente risita gutural. Pero detrás no había nadie.
Se limpió la boca con el dorso de la mano. Luego se fue. Tras andar treinta o cuarenta metros, se detuvo a la puerta de una tasca mal iluminada. Sólo había hombres bebiendo vino y hablando entre sí. De aquí era de donde procedía el murmullo.
Estuvo mirando un rato. Un parroquiano lo llamó, invitándolo a entrar. El zangolotino se sobresaltó. Sin darse tiempo a localizar al dueño de la voz, echó a correr.
Torciendo a la izquierda, cogió por una callejuela flanqueada de casas achaparradas que, a causa de sus aleros sobresalientes, parecían setas gigantes y un tanto siniestras.
Hacia su mitad se ensanchaba formando un amplio rectángulo terrizo en su mayor parte, que era otro de los lugares de juego de los niños.
Fue de aquí para allá con las manos metidas en los bolsillos resistiéndose a aceptar el hecho de que sus compañeros ya se habían recogido. Antes de rendirse agotaría todas las posibilidades. La desazón que experimentaba se intensificó.
Contorneó un inmenso edificio de ladrillos con ventanas a gran altura del suelo. El destartalado portalón estaba coronado por una claraboya con los cristales rotos. Anduvo un trecho pegado a la pared de esa oscura mole que servía de almacén de cereales y de cobertizo para guardar maquinaria agrícola. A continuación subió por una calle escalonada que desembocaba en otra transversal.
Su cabeza se embotaba por momentos. Aunque seguía andando en dirección a la plaza del ayuntamiento con la ilusión de encontrar a sus amigos, su ansiedad generaba una nebulosa de pensamientos absurdos, los cuales, obedeciendo a sus propias leyes, se sucedían, se interceptaban, se desplazaban, sin permitirle fijar su atención en nada.
Un tropel de ideas disparatadas, de ridiculeces que no venían a cuento, de preocupaciones inverosímiles, invadía su mente. Esas efímeras consideraciones tenían un denominador común: no dejaban tras de sí ninguna huella.
A nivel emocional la resignación iba ganando terreno insidiosamente, una resignación que se manifestaba ya como lástima de sí mismo, ya como estoica aceptación de la realidad.

 

 

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »